Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Vecinos de Benicalap piden a la UE que evite la operación del nuevo Mestalla

La operación urbanística para construir el nuevo estadio del Valencia CF en un solar de la avenida de las Cortes Valencianas beneficia "descaradamente a una empresa privada regalándole unos terrenos de propiedad municipal" expropiados en su día con el fin de dotar a la zona de un polideportivo público. Los vecinos de Benicalap, Campanar y Beniferri que debían disfrutarlo y que en parte compraron sus viviendas con el reclamo de esta instalación municipal han llevado su queja contra el proyecto del Ayuntamiento de Valencia y el club de fútbol a la Comisión de Peticiones del Parlamento Europeo, a la que piden que "medie" ante el Consistorio que dirige Rita Barberá, del PP, y la Generalitat, para que paren esta operación. Los afectados también invitan a los europarlamentarios a visitar los barrios "para que puedan conocer in situ los verdaderos y reales problemas" que sufren.

El Ayuntamiento y el Valencia pretenden una doble recalificación: del solar de Mestalla, en el que se levantarían viviendas, y del terreno público de la avenida de las Cortes Valencianas, que albergaría un gran estadio y una zona comercial. El escrito firmado por Antonio Marín, presidente del Cercle Oberte de Benicalap y de la plataforma vecinal contra el estadio, denuncia que el proyecto no se justifica por una "necesidad social" y afectará "negativamente" a la población en un entorno con altos niveles de tráfico, contaminación acústica y atmosférica. Los afectados denuncian que el gobierno local ignora su propio plan de infraestructuras deportivas, mientras otras instituciones muestran un "inexplicable desinterés" ante esta operación. El escrito también será enviado al Síndic de Greuges y la Fiscalía General del Estado, entre otras instituciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 28 de abril de 2006