Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Colegio de Arquitectos denuncia que el Plan del Litoral no protege la costa que queda virgen

La institución critica el proyecto de Blasco y pide una moratoria temporal de los PAI

El Colegio Oficial de Arquitectos de la Comunidad Valenciana pidió ayer a la Consejería de Territorio, a través de una alegación, que revise el Plan de Acción Territorial del Litoral (PATL), abra un debate ciudadano previo a la redacción del documento y decrete una moratoria que suspenda la aprobación de los PAI previstos en el litoral o su área de influencia, mientras dure la elaboración de un nuevo texto. El colegio opina que el plan elaborado por la consejería de Rafael Blasco es demasiado desarrollista y no garantiza la protección de la costa libre de cemento.

La alegación no comparte la filosofía de urbanizar el segundo cinturón

"Los vocablos de contenido desarrollista casi triplican a los conservacionistas"

El Colegio, por acuerdo de su Junta de Gobierno el pasado 10 de abril, decidió alegar al proyecto de PATL, cuya exposición pública de dos meses expira hoy. La alegación, de unos 20 folios, y suscrita por el decano de este órgano colegial, Fabián Llisterri, apunta que, pese a que en su parte analítica el plan asume un discurso conservacionista de la costa, en su parte propositiva se descubre como un documento desarrollista. "La estrategia del PATL, ante el agotamiento del litoral, del modelo de hiperproducción inmobiliaria, es la de abrir nuevas fronteras, nuevos espacios y ámbitos donde la actividad inmobiliaria pueda proseguir sin dificultades ni limitación", critica el texto. En la alegación, el colegio recuerda que sólo el 33% del litoral valenciano es todavía suelo no urbanizable, por tanto, añade "preservar este espacio debería ser el objetivo central del plan, y no lo es. No se adoptan medidas efectivas que garanticen su protección".

El órgano colegial, que saluda la elaboración de un plan integral para este espacio tan sensible, lamenta, sin embargo que su publicación no haya estado precedida por un debate "necesario". Los arquitectos no comparten las excesivas referencias al negocio turístico y a palabras y términos que remiten a una estrategia desarrollista. "Los vocablos de inspiración desarrollista casi triplican a los de talante conservacionista", insisten.

El plan cita documentos elaborados por la Generalitat para avalar decisiones y propuestas que, a juicio del colegio, no están disponibles, lo que hace que "las decisiones que buscan su justificación en ellos sea complicada". También se omiten datos "cruciales", según los arquitectos, para evaluar en qué estado se encuentra el litoral de la Comunidad Valenciana. "¿Cuántos PAI se han tramitado en el litoral desde la aprobación de la LRAU de 1994? ¿son reclasificaciones o desarrollo de los PGOU? ¿qué superficie comprenden? ¿cuántas viviendas comprenden?...". El colegio considera esenciales estos y otros datos para conocer la magnitud y el alcance de lo que se ha descrito como tsunami urbanístico, "datos que no se incluyen en el PATL". En cuanto a algunos de los datos que se ofrecen en el plan, la organización colegial opina que son obsoletos, dado que datan de 1999 y desde entonces hasta la fecha es una obviedad que las cosas parecen haber cambiado. "Junto a la omisión de datos fundamentales, se aportan otras cifras sin base ni validación", añaden en alusión, por ejemplo, a las 800.000 familias extranjeras que, según cita el PATL, tienen previsto adquirir una segunda residencia en los próximos cinco años.

La alegación no comparte tampoco la idea subyacente en el documento de Blasco de "abrir nuevas fronteras" para la actividad inmobiliaria, de la mano de "profundizar el litoral", es decir pasar a urbanizar un segundo cinturón litoral. Sin cuestionar la preferencia, el colegio aconseja que se especifique el número de campos de golf admisibles en el litoral, y reclama que se tengan en cuenta las consecuencias que tendrá su construcción en el consumo de recursos e impacto ambiental.

El órgano colegial también reflexiona sobre el traslado de los polígonos industriales de primera línea de costa al interior, advirtiendo que esta medida va contra la diversificación de la base económica del litoral. Los arquitectos opinan que la propuesta del plan de promover residencias para la tercera edad como alternativa a las urbanizaciones de segunda residencia no es más que otra vía para una nueva oleada urbanizadora.

Respecto de los proyectos estratégicos de la Ruta Azul y Mundo Ilusión, en Castellón, el colectivo colegial opina que la información que se aporta sobre el primer proyecto es escasa y, por tanto, de valoración incierta, y respecto del segundo reclama mayores cautelas, estudios previos y debates. Máxime teniendo en cuenta las dificultades de Terra Mítica.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 22 de abril de 2006