Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Nuevos datos descartan agua en Marte desde hace 3.500 millones de años

Los análisis geológicos de 'Mars Express' confirman una corta época húmeda inicial en el planeta

La inmensa mayoría de los minerales de la superficie de Marte, que le dan su característico tono rojizo, se formó en condiciones de ausencia total o casi total de agua, han concluido científicos de una veintena de instituciones, en su mayor parte europeas. Los recientes -en términos geológicos- barrancos y cárcavas observados en los últimos años por la flotilla de naves que estudia actualmente Marte no serían así el fruto del agua corriente sino de un proceso de erosión influido por el volcanismo y los glaciares. La conclusión es que Marte ha sido un planeta frío y seco los últimos 3.500 millones de años.

El nuevo mapa geológico de Marte obtenido con el instrumento Omega de la nave europea Mars Express, en órbita del planeta desde el 24 de diciembre de 2003, descarta que en la superficie de Marte haya habido mucha agua durante largos períodos en los últimos 3.500 millones de años. La edad del planeta, al igual que la de la Tierra, es de sólo 1.000 millones de años más. En aquella época, en la Tierra la vida empezaba.

Éstos resultados pueden ser la última escaramuza de la guerra del agua en Marte, un apasionante debate geológico bajo que el subyace la ilusión de encontrar indicios de vida en algún momento de la historia de Marte, cuanto más reciente mejor. Los instrumentos de tecnología muy avanzada que estudian Marte en la actualidad dejan cada vez menos margen para la duda y confirman en sus grandes rasgos la historia de Marte que ha ido emergiendo en las últimas décadas. Los datos no descartan, sin embargo, que existan depósitos de agua, seguramente helada, en el subsuelo marciano, algo a lo que la NASA se aferra para sus planes de colonización del planeta.

"Con otro instrumento de Mars Express, el radar Marsis, hemos confirmado la existencia de importantes cantidades de agua helada en los casquetes polares, hasta el subsuelo", explicó ayer a este periódico Agustín Chicarro, director de la misión Mars Express. "Los datos de Omega no son incompatibles con que existan también en el subsuelo en zonas más próximas al ecuador".

En el estudio ahora publicado en la revista Science, los datos de Omega se han comparado y completado con los obtenidos por las sondas en órbita Mars Global Surveyor y Mars Odyssey y por los robots Spirit y Opportunity que todavía trabajan sobre la superficie de Marte, todos ellos de la NASA. La conclusión de sus autores es que han existido tres eras geológicas en Marte, que no coinciden exactamente con las tres tradicionales establecidas en geología planetaria.. Chicarro es de la opinión de que este nuevo bautizo es demasiado atrevido y no va a ser aceptado automáticamente.

Según esta historia revisada, durante la era primera y más antigua, grandes extensiones de agua produjeron minerales arcillosos (filosilicatos) en un ambiente alcalino. La segunda era empezó hace unos 3.800 millones de años, al producirse un cambio climático en Marte, probablemente como resultado de una gran actividad volcánica, lo que hizo más ácido el ambiente. Durante esta era el agua, en mucha menor cantidad, influyó en la formación de sulfatos.

La era más reciente y larga empezó hace 3.500 millones de años y se caracteriza por una gran proporción de rocas que contienen minerales que parecen haber sido alterados por un proceso de erosión lento y superficial en el que el agua, aunque pudo estar presente en periodos muy cortos de tiempo, no jugó un papel importante. Esta cronología no explica, sin embargo, el mayor misterio de los muchos que presenta Marte, que es dónde está el agua que existió en la superficie en tiempos remotos.

El espectrómetro Omega permite distinguir entre todas las formas de agua. El estudio de los ubicuos óxidos de hierro en la superficie de Marte indica que no están hidratados y que no han necesitado de la presencia de agua para formarse. "El agua líquida no es la responsable del color rojo de Marte", señalan los científicos, liderados por el francés Jean-Pierre Bibring. "Se han hallado dos tipos de minerales hidratados: filosilicatos y sulfatos, pero sólo en unos pocos sitios" explican también y añaden: "Omega no ha encontrado áreas ricas en carbonatos", a pesar de que los datos de otros instrumentos y los análisis de meteoritos indican la presencia de carbonatos. La química orgánica (basada en el carbono) es la base de la vida en la Tierra.

Los autores terminan su artículo con una nota optimista, en cierto modo, aunque se refieran a hace 4.000 millones de años, sobre la posibilidad de encontrar fósiles en Marte. "La era durante la que en Marte hubo más probabilidades de que hubiera condiciones de habitabilidad es la primera, que indican los filosilicatos. Si se formaron organismos vivos entonces, estos minerales arcillosos serían los lugares en los que tuvo lugar el desarrollo bioquímico" y los lugares a estudiar en futuras misiones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 21 de abril de 2006