Gallardón pide a Fomento que desmantele el aeródromo de Cuatro Vientos

El Ayuntamiento ofrece al Gobierno central recalificar el suelo para construir viviendas

Dos días después del accidente mortal en el que se vieron implicadas dos avionetas procedentes del aeródromo de Cuatro Vientos, el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, anunció ayer que va a pedir al Ministerio de Fomento que no sólo renuncie a ampliar las instalaciones, sino que las desmantele y se lleve el aeródromo fuera de la capital. El alcalde subrayó que esa petición no tiene "ningún elemento de urgencia", y se mostró convencido de que Cuatro Vientos "es totalmente seguro". Pero suscribió, por primera vez, lo que los vecinos de Carabanchel llevan años denunciando: que "no es adecuado" tener un aeropuerto con más de 60.000 vuelos anuales pegado al casco urbano.

Más información
Aguirre pedirá al Gobierno la cesión de Cuatro Vientos para hacer un parque forestal

Consciente de que trasladar un aeródromo y reconstruirlo en otro lugar es una operación costosísima, Ruiz-Gallardón va a ofrecer al Gobierno central recalificar el suelo de Cuatro Vientos -como se hizo con los terrenos del Ministerio de Defensa en Campamento- para venderlo con uso residencial.

Las plusvalías obtenidas servirían, según el alcalde, para financiar el traslado. Aunque "la mayor parte" del suelo, subrayó, tendría que ser destinado a dotaciones públicas, zonas verdes y vivienda protegida.

El aeródromo de Cuatro Vientos, que ocupa 866.000 metros cuadrados en el límite suroeste de Madrid, entró en funcionamiento en 1947, y medio siglo después ha quedado abrazado por el crecimiento urbanístico de la zona: miles de viviendas de Carabanchel y del barrio leganense de La Fortuna lo circundan. Sus habitantes llevan años reclamando que el aeródromo desaparezca de sus vidas, y recuerdan que en la última década se ha registrado una veintena de accidentes.

Cuatro Vientos está destinado fundamentalmente a vuelos privados relacionados con actividades formativas, de ocio o deportivas, y no a vuelos de compañías comerciales. El año pasado registró 64.291 operaciones (176 vuelos diarios), según Fomento. Entre los usuarios están las cada vez más numerosas escuelas de aviación. Las dos avionetas de American Flyers España que el pasado martes se estrellaron al chocar cuando sobrevolaban El Álamo habían partido del aeródromo. Murieron un instructor de 21 años y su alumna, de 20.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Fomento aprobó en septiembre de 2001 un plan director para diseñar la ampliación del aeródromo de Cuatro Vientos, lo que implicaría duplicar el número de vuelos. Los vecinos, respaldados por IU, le piden desde entonces que renuncie a esa ampliación, y a su reclamación se sumó ayer Ruiz-Gallardón. "El Ayuntamiento es contrario a que se aumente el número de vuelos en Cuatro Vientos. Vamos a pedir a Fomento y al Ministerio de Defensa, dueño del suelo, que inicien los estudios para buscar otro emplazamiento", anunció.

"Entre 5 y 10 años"

"Cuatro Vientos no es un sitio adecuado para tener un aeródromo, los vecinos tienen razón. Los usos residenciales del entorno hacen incompatible un aumento de las operaciones aéreas, y hacen conveniente su desmantelamiento definitivo", insistió Ruiz-Gallardón.

Subrayó, eso sí, que el traslado no reviste urgencia, y que, en caso de que Fomento aceptase la petición municipal, el plazo para llevarla a cabo sería de "entre 5 y 10 años". El alcalde aseguró que el cambio de actitud del Ayuntamiento no es fruto del accidente del martes. "Estoy convencido de que los aeropuertos que Fomento mantiene abiertos cumplen todos los requisitos de seguridad", afirmó.

Respecto a los posibles emplazamientos alternativos, Ruiz-Gallardón señaló que el aeródromo debería llevarse "fuera de la ciudad" pero en territorio de la Comunidad de Madrid. El Gobierno regional ofreció el año pasado a Fomento un terreno en Campo Real para que trasladara allí las instalaciones de Cuatro Vientos. El alcalde afirmó ayer que ésa es una posibilidad, aunque agregó que, a su juicio, Campo Real debe reservarse para construir "el nuevo aeropuerto de Madrid" cuando Barajas se quede definitivamente obsoleto.

Un portavoz de Fomento se limitó a señalar que el ministerio no tiene "intención de ampliar el aeródromo de Cuatro Vientos", subrayó que el Plan Director de 2001 "no obliga a nada", y agregó: "El ministerio está dispuesto a ceder el aeródromo al Ayuntamiento y que éste haga con él lo que quiera", informa Lara Otero.

Víctor Morlán, secretario de Estado de Infraestructuras, afirmó el pasado 2 de marzo en el Senado, a preguntas de Eduardo Cuenca (IU), que "a día de hoy" el traslado de Cuatro Vientos "no entra en las perspectivas" del Gobierno central.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS