El BCE achaca a las restricciones comerciales el diferencial de precios

El Banco Central Europeo (BCE) se ha sumado esta semana a las reiteradas críticas del Fondo Monetario Internacional (FMI) relativas al modelo comercial impulsado por varias comunidades autónomas.

La autoridad monetaria europea publicó el pasado lunes un informe que achaca el diferencial de inflación de España en la zona euro a los "cambios en la legislación introducidos con el objetivo de proteger a las pequeñas tiendas tradicionales de la competencia de las grandes superficies", lo que, en definitiva, "ha aumentado los márgenes comerciales y ha elevado los precios de venta al público". El estudio se basa en datos de 2003, por lo que no analiza los efectos de la última ley de horarios comerciales, que entró en vigor el pasado año.

Fuentes del Ministerio de Industria, Comercio y Turismo destacaron ayer que el incremento de precios se debe "al incremento de costes en la cadena de distribución" más que "a un mayor o menor número de aperturas o a un mayor o menor número de festivos de apertura".

El BCE analiza en su informe la situación actual en España, Italia y Francia, e indica que la experiencia restrictiva en estos tres países en materia de comercio no protege a los pequeños comerciantes, deteriora la inversión, pone trabas a la modernización del sector y, en definitiva, provoca subidas de precios.

En comunidades como Cataluña, cuyo diferencial de inflación es superior incluso a la media española, un grupo de expertos auspiciado por el departamento de Economía publicó el pasado año un informe en línea con el del BCE.

Los expertos identificaron entonces problemas relacionados con la atomización de la estructura comercial y la menor presencia de hipermercados, entre otros factores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0012, 12 de abril de 2006.

Lo más visto en...

Top 50