Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Detenidos dos neonazis por apalear brutalmente a un guineano en Castellar

Uno de los arrestados tiene 14 antecedentes por delitos xenófobos y contra la propiedad

Castellar del Vallès

Abraham Fernández, de 22 años y con 14 detenciones a sus espaldas por delitos de carácter xenófobo y contra la propiedad, y C. H. M., de 24 años, ambos neonazis -según fuentes de la Guardia Civil- y vecinos de Castellar del Vallès, fueron detenidos el sábado a las once de la noche tras propinar presuntamente una brutal paliza a Fernando. U., de 43 años, y a dos policías locales. La víctima, de nacionalidad portuguesa y origen guineano, permanece ingresada en el hospital Parc Taulí de Sabadell, con múltiples hematomas por todo el cuerpo y con una fractura en la zona orbital del ojo izquierdo.

Los dos detenidos, de ideología neonazi pese que ninguno de ellos luce estética skin, empezaron increpando a Fernando en medio de la calle con insultos de carácter xenófobo. No satisfechos con eso decidieron ir a por él. Entonces empezó una persecución que acabó cuando los dos presuntos agresores lograron alcanzar a la víctima. La lanzaron al suelo y le clavaron puntapiés por todo el cuerpo. Un testimonio que vio los hechos avisó a dos policías locales que patrullaban por la zona. Los dos supuestos agresores también la emprendieron contra los dos agentes hasta que éstos lograron reducirlos.

Según la Guardia Civil, que investiga los hechos, a los dos jóvenes se les acusa de delitos de lesiones e insultos xenófobos, atentado contra la autoridad, desórdenes públicos, daños y amenazas. Está previsto que hoy pasen a disposición judicial.

Abraham no es un desconocido en Castellar del Vallès. Es famoso por su largo historial de violencia. La ha emprendido a golpes contra extranjeros, rastas, jóvenes con melena. Incluso una vez llegó a amenazar a un concejal del consistorio. Pese a todos estos antecedentes, nunca ha pisado la prisión.

En la fiesta mayor de 2003, cuando esta población del Vallès se vio sacudida por un espiral de violencia protagonizada por jóvenes skins, se le detuvo y se le acusó de ser el "instigador de los enfrentamientos". Todo empezó cuando un centenar de neonazis boicotearon un concierto lanzando piedras y botes de humo contra el escenario. Hubo otros enfrentamientos y una multitudinaria manifestación contra la violencia skin. En aquellos días la población de Castellar expresó su hartazgo por la violencia de grupos de jóvenes de ultraderecha que sembraban el pánico en los habitantes de la localidad y provocaban altercados en bares nocturnos, dejando automóviles y mobiliario urbano dañados o atacando e insultando a inmigrantes y jóvenes alternativos.

En la página web de la Plataforma Ciudadana Castellar contra el Fascismo figura una larga lista de agresiones ultra. Según un portavoz de la plataforma, los violentos "van más camuflados. Ya no lucen una estética skin, pero cuando hay algún problema, saben cómo agruparse y actuar". La plataforma asegura que una familia abandonó el pueblo porque ya no podía más con las amenazas.

El Ayuntamiento de Castellar ayer no quiso hacer ninguna declaración sobre el último incidente.

A menos de tres kilómetros de Castellar, en Sabadell, el presidente de la Asociación de Vecinos de la Concordia, Reyes Serra, de 47 años y padre de tres hijos, denunció en enero las amenazas constantes de muerte que le dirigía un grupo skin. Quienes lo amenazan son jóvenes de entre 16 y 30 años, algunos con numerosas detenciones. Y al igual que Abraham Fernández, ninguno ha ingresado nunca en prisión. Serra aseguró al presentar la denuncia que quienes le amenazan sí "están organizados. Con una llamada logran convocar a un nutrido grupo de jóvenes".

Reyes Serra está en su punto de mira porque desde hace dos años cumple con un protocolo que recita de corrido: "Aquellas personas que han sido víctimas de una agresión me llaman, les acompaño al hospital, a la policía a redactar la denuncia y estoy con ellos durante el juicio".

Acoso a un colombiano

La del joven guineano no es la única agresión sucedida en el último mes. Hace un par de semanas ocurrió otro enfrentamiento en el instituto de Castellar del Vallès. Un joven colombiano, que llevaba meses acosado por un grupo de ex alumnos neonazis, decidió responder a sus agresores, propinando un navajazo en la mano de uno de los agresores. Ayuntamiento y vecinos sabían del calvario por el que estaba atravensando el joven, cuya familia había celebrado diversas reuniones con las autoridades locales y la Plataforma Ciudadana Castellar contra el Fascismo.

El 18 de julio de 2004, una mujer embarazada de ocho meses, su marido y su suegro -todos ellos de origen dominicaco- fueron agredidos por jóvenes neonazis en la puerta de su domicilio. El suegro, de 75 años, salió hacia la medianoche de ese día para enfrentarse al grupo de grupo de jóvenes que entonaban canciones y gritos de carácter xenófobo frente al domicilio. Los agresores le lanzaron al suelo, y cuando su hijo y su nuera salieron a socorrerle, fueron insultados y agredidos. La familia abandonó provisionalmente su domicilio.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 10 de abril de 2006

Más información