Muere un hombre en Esplugues por dos impactos de bala

Un hombre murió el sábado de los tiros que le disparó un desconocido en el barrio de Can Vidalet de Esplugues de Llobregat, en el límite con L'Hospitalet de Llobregat. El incidente se produjo frente a la portería del número 34 de la avenida de Torrent, a las 23.05 horas. La víctima recibió dos impactos de bala, uno en la cabeza y otro en el abdomen.

La policía encontró en el lugar de los hechos 10 casquillos y varios impactos de munición en viviendas y vehículos aparcados en un radio de 50 metros.

El cuerpo de la víctima quedó tendido boca abajo. El juez ordenó el alzamiento del cadáver a las dos de la madrugada, una vez recogidas todas las pruebas para recabar el máximo de información sobre lo sucedido.

Según la policía, se trata de un hombre rubio de entre 25 y 30 años. Al no llevar documentación personal, los investigadores trabajaban ayer para establece su identidad como primera providencia.

Discusión previa

Una hora antes de que se produjeran los disparos, se había producido una discusión a escasos metros, en un bar de la misma calle, en el que se presentaron patrullas de seguridad, según explicaron los vecinos.

"Mi hijo vino a las diez de la noche y me dijo que había una pelea en el bar y dos coches de policía", explicaba Matías Valldeoriola, un vecino de la zona. "Mucho después", añadió, "se oyó un ruido parecido a unos petardos, salí a la terraza y miré hacia abajo. Había un hombre echado en el suelo, justo delante de nuestra portería".

La policía no descarta ningún móvil para el crimen, incluido un ajuste de cuentas o la venganza tras la discusión.

Otro vecino afirmó que conocía al fallecido de haberlo visto por el barrio y haber hablado con él de vez en cuando. "Era un chico albanés de 32 años al que llamaban Eduard o Eddy", dijo este vecino. Esta persona, que no quiso dar su nombre, señaló que amigos del joven muerto le dijeron que "se había buscado problemas" ya en su país de origen, Albania. Asimismo, desvinculó la pelea del bar de los disparos posteriores y aseguró: "El asesino vino para matarlo y se fue".

Los vecinos se lamentaron de que en el barrio acostumbra a haber peleas de manera reiterada. "Mi mujer pensó que los disparos eran los golpes de un borracho que aporreaba la puerta", dijo un inquilino del número 34.

La zona donde tuvo lugar el asesinato está próxima al mercado de Can Vidalet y es muy transitada. Por la mañana había muchos vecinos reunidos comentando lo sucedido. También recordaron que hace seis años otro joven de nacionalidad bosnia murió tiroteado casi en el mismo lugar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 09 de abril de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50