El PSOE amenaza con llevar al fiscal de Urbanismo el 'caso Marismas del Titán'

El secretario general del PSOE de Huelva, Javier Barrero, afirmó ayer que su partido estudia la posibilidad de elevar al fiscal de sala de Medio Ambiente y Urbanismo, Antonio Vercher, el plan del Ayuntamiento de Huelva de construir en la zona conocida como Marismas del Titán 3.500 viviendas. Este complejo se situaría en una finca de 120 hectáreas situada a 500 metros escasos del polo químico. El proyecto se incluye en el plan parcial del Ensanche Sur, por el que el Consistorio, regido por el popular Pedro Rodríguez (PP), pretende acercar la ciudad a la ría.

Para no recurrir al fiscal de Urbanismo -decisión que, de tomarse, sería después de Semana Santa-, Barrero reclamó al PP "respuestas concretas para evitar las sospechas". Unas sospechas que el líder de los socialistas onubenses resumió en lo siguiente: "Es la primera vez que, para vender unos terrenos, se emplea el concurso en lugar de la subasta o la subasta-concurso (...). Sólo accedió a la licitación de obra una empresa murciana

[Descirea-Fresno 16, cuyo presidente es José Manuel Trujillo], por lo que sospechamos que la Gerencia de Urbanismo desanimó a otras a que participaran. Esa empresa, además, ofrece un precio

[65,7 millones de euros] que es igual al de la licitación, incluso con decimales", señaló el socialista. Según Barrero, este caso, "de haberse dado en Sevilla, Málaga o Marbella, hubiese trascendido como un verdadero escándalo".

La Consejería de Obras Públicas ya desestimó el plan parcial del Ensanche Sur, el pasado marzo porque carece del programa de sectorización que le exige la ley de Ordenación Urbanística de Andalucía (LOUA). Se trata de un documento esencial para poner en carga suelo que no está incorporado en el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU).

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS