Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
MIRADOR

Barajas

La nueva terminal de Barajas T-4 está proporcionando más sobresaltos de los que sería de desear. Este pasado fin de semana han sido dos. El sábado se averió el sistema de reparto de equipajes y 20.000 maletas quedaron amontonadas fuera del alcance de los viajeros. Dos días después, muchos pasajeros estaban todavía esperando noticias de sus equipajes. Al día siguiente, domingo, el tren subterráneo que comunica los dos edificios sufrió una avería y dejó atascados a 5.000 pasajeros. En los próximos días vacacionales sufrirá la presión del incremento de pasajeros y vuelos. Y pondrá a prueba la competencia de los gestores de esa maravillosa obra civil, que muchos pasajeros ponen legítimamente en duda después de este fin de semana caótico.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de abril de 2006