Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:OFERTAS DE EMPLEO

Por un trabajo mucho mejor

Un estudio de Manpower asegura que los empleados de grandes bancos de Navarra disfrutan de la mayor calidad laboral

Para mejorar la calidad laboral, un primer paso puede ser cuantificarla. Así lo piensa y así lo ha hecho Manpower, que hace más de un año encargó al catedrático Jordi Suriñach un estudio sobre este valor abstracto, pero determinante para todos los trabajadores. Según la Comisión Europea, las dimensiones que componen la calidad laboral son la formación continua de los trabajadores, la igualdad de género, la flexibilidad y la seguridad del empleo, así como el equilibrio que éste tenga con la vida cotidiana, entre otros.

La calidad del trabajo en España ha experimentado un crecimiento del 2,7% entre los años 2001 y 2004

Cuando se debate sobre la actividad laboral en España, los principales actores socioeconómicos coinciden en que lo que más preocupa ya no es la cantidad, sino la calidad de los empleos. Y es que el año pasado fue uno de los mejores en lo que al trabajo se refiere. El paro experimentó un descenso de 239.800 personas, lo que situó la tasa en el 8,7%, el nivel más bajo registrado en un final de año desde 1978, según la Encuesta de Población Activa (EPA).

Dado este contexto, el estudio de Manpower "puede servir como referencia matemática para comenzar a abordar el problema de la calidad", opina el catedrático de la Universidad de Barcelona Jordi Suriñach, que ha liderado un grupo de investigación formado por otras tres personas. "Lo cierto", añade, "es que los resultados que hemos obtenido se corresponden en general con la apreciación que existe del mercado laboral en España".

Así, la calidad del trabajo ha experimentado un crecimiento del 2,7% entre los años 2001 y 2004, según las conclusiones del informe. Las cinco comunidades autónomas que han salido mejor paradas son Navarra, cuyo índice de calidad obtiene una puntuación de 117,4; La Rioja (115,48); Madrid (114,66); Baleares (113,33) y Aragón, donde la calidad del empleo es del 111,88. Por contra, las cinco últimas son Asturias (96,46); Castilla-La Mancha (96,09); Andalucía (94,37); Galicia (93,55) y Extremadura, que con una puntuación de 91,19 figura como el farolillo rojo. La media nacional es del 102,69.

El estudio de Manpower también señala que los sectores de actividad con mayor calidad son los servicios financieros y la Administración pública, mientras que la agricultura, la ganadería y la pesca son los que más precariedad registran, "a pesar de haber mejorado un 6% con respecto a 2001", apunta el catedrático de la Universidad de Barcelona.

Después de analizar exhaustivamente todas estas variables, el estudio indica que la actividad de mayor calidad se encuentra en las grandes entidades financieras de Navarra. Por contra, la más precaria la padecen los agricultores extremeños empleados en pequeñas empresas.

Paralelamente a estas conclusiones, los sindicatos han aprovechado para decir la suya. Para el economista Carlos Martín, del gabinete confederal de CC OO, "el Gobierno debería hacer mayores esfuerzos por potenciar la formación reglada". A su juicio, el Ejecutivo tendría que aprovechar el superávit de las cuentas públicas para dar un valor añadido a los trabajadores.

Jesús Pérez, secretario de empleo y protección social de UGT, critica la falta de inversión del Estado en los servicios públicos de empleo. El año pasado, éstos "sólo intervinieron en el 8% de todos los puestos de trabajo que se ocuparon", lamenta Pérez. En su opinión, para incrementar la calidad del trabajo, "primero hay que modernizar en profundidad" estas políticas.

El problema de la productividad, que tantos dolores de cabeza da a los economistas españoles, tan sólo se resolverá en la medida que el Gobierno apoye con más ímpetu sectores como la industria, que "genera mucho valor añadido sin necesidad de utilizar más mano de obra", subraya Martín.

Tanto para Martín como para Pérez, el mayor obstáculo para mejorar la calidad del empleo es la temporalidad. En 2005, este talón de Aquiles del mercado laboral español creció casi tres puntos, hasta alcanzar el 33,77%, más del doble de la media europea, que se encuentra alrededor del 14%. En opinión de Pérez, esta diferencia "es una auténtica aberración".

Cuantificar lo incuantificable

Cuantificar lo incuantificable. Esto es lo que se propuso a finales de 2004 el equipo de Investigación de Análisis Cuantitativa Regional de la Universidad de Barcelona, liderado por el catedrático Jordi Suriñach. "Para medir la calidad laboral hemos utilizado más de 200 variables de base", explica Suriñach, muchas de las cuales han sido extraídas del conjunto de dimensiones que, según la Comisión Europea, "han de tenerse en cuenta a la hora de valorar dicho concepto".

Entre estas categorías destacan la de igualdad de género, la flexibilidad y seguridad del puesto de trabajo, la organización del empleo y el equilibrio de la jornada laboral con la vida cotidiana, así como la inclusión y acceso al mercado de trabajo. Todas estas dimensiones se han cruzado con otros parámetros, como son las 17 comunidades autónomas, 10 sectores de actividad económica, el tamaño de la empresa y las diferentes categorías profesionales que existen actualmente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 2 de abril de 2006

Más información