Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El presidente de la Kutxa asegura que la fusión de las cajas "no está abandonada"

El presidente de la Kutxa, Carlos Etxepare, se refirió ayer a la frustrada fusión de las cajas vascas como un proyecto que "sigue vivo, aunque esté de momento aletargado". Este asunto no se trató en la asamblea de la caja guiouzcoana, porque no se ha producido "ninguna novedad". No obstante, dijo que el plan "no está abandonado" y que la Kutxa se va a erigir en un agente activo para propiciar el consenso necesario para avanzar en una cuestión "tan compleja como es un proceso de alianza de estas características".

Etxepare, que realizó estas declaraciones en un rueda de prensa previa a la celebración, ayer por la tarde, de la asamblea general de Kutxa, abordó la fusión en los mismos términos que su homólogo de la BBK, Xabier de Irala, quien esta misma semana declaró que mantiene en la actualidad "toda su vigencia".

También mencionó el alto el fuego permanente de ETA como el inicio de una etapa de "esperanza fundada". Etxepare aseguro que el "largo periodo de violencia" ha supuesto "un coste muy fuerte para los vascos", no sólo en términos económicos sino también "en pérdida de iniciativas, ilusión, oportunidades, conocimientos y capacidad para desarrollar proyectos empresariales" en Euskadi.

Expansión en Navarra

En la asamblea de la caja, Etxepare presentó los resultados de 2005 y los proyectos para este ejercicio y los venideros. En este sentido, anunció que la Kutxa ha incluido a Navarra entre las comunidades a las que extenderá sus planes de expansión exterior. La apertura de oficinas en la comunidad vecina no se materializará antes de 2008. Esta decisión se produce después de que la Caja de Ahorros de Navarra (CAN) aprobara abrir 50 sucursales en el País Vasco, lo que no sentó nada bien en la BBK, la Kutxa y la Caja Vital.

La entidad guipuzcoana, que en 2005 inauguró 40 nuevas sucursales fuera de su ámbito natural y tiene planeado abrir otras tantas durante este ejercicio, considera Navarra como "un mercado interesante", aunque Etxepare precisó que "no más que otros" del resto de España. También adelantó que de las dos oficinas que gestiona actualmente en Francia (Pau y Burdeos) se pasará a cinco en 2008.

Respecto a la cuenta de resultados, los beneficios netos de la Kutxa alcanzaron los 175,7 millones de euros, un 11,7% más que en 2004, un resultado que Etxepare calificó de "excelente". La inversión total en la obra social llegó a los 62,2 millones y se prevé aumentar esta cifra hasta los 65,9 millones durante este año.

La Kutxa realizó al año pasado inversiones por 437 millones en sectores estratégicos, como las telecomunicaciones y la promoción inmobiliaria. En 2006 las inversiones corporativas sumarán 200 millones en sectores emergentes de la economía, entre ellos infraestructuras e industrias agroalimentarias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 1 de abril de 2006