Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Interior cerrará la cárcel de Nanclares por obsoleta y hará otra nueva al lado

La directora general de Instituciones Penitenciarias, Mercedes Gallizo, anunció ayer en el Congreso de los Diputados que ya ha cerrado un acuerdo con el Ministerio de Defensa para construir en terrenos militares una nueva cárcel en Álava "cuanto antes" y poder así cerrar la de Nanclares de la Oca. Esta prisión, levantada en los años 40, se ha dado a conocer sobre todo por su alto índice de suicidios y sus condiciones precarias. También es conocida por la concentración de presos etarras que ha tenido en los últimos 30 años.

Emilio Olabarría, del PNV, reclamó a Gallizo que solucione el problema porque en la cárcel no sólo "hace un frío espantoso", sino que además "hay un importante número de ratas". La directora general recordó que ella ha estado allí y ha constatado los problemas que convierten a la cárcel en "irrecuperable por obsoleta".

Gallizo explicó que las ratas se deben "al entorno natural" de la cárcel. Además detalló las reformas acometidas en la calefacción, que se han demostrado inútiles, porque las ventanas son muy antiguas, de hierro, y no cierran. Por ello prometió cambiarlas mientras se construye la nueva cárcel, que se ubicará en los antiguos terrenos militares, ya descatalogados como zona de seguridad, del llamado Polvorín de Zaballa, cercano a la cárcel actual.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de marzo de 2006