Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Plataforma de la Cultura demanda más autonomía y competencias en el anteproyecto del Consell de les Arts

La Plataforma de la Cultura per a un Consell de les Arts de Catalunya (CCAC), formada por 30 entidades que agrupan a cerca de 10.000 creadores, pidió ayer más autonomía y competencias para éste organismo en la reunión que mantuvo con la consejera de Cultura de la Generalitat, Caterina Mieras. Los miembros de la plataforma explicaron después que el anteproyecto está ya acordado entre los tres partidos que integran el Gobierno catalán, que podría aprobarlo antes de Semana Santa, por lo que el trámite parlamentario se iniciaría a finales de abril y la ley se aprobaría a finales de año.

Antes y durante este proceso, la plataforma prevé reunirse con los grupos políticos para conseguir modificaciones en el articulado, señaló ayer Florenci Guntín, uno de los portavoces de la plataforma, cuyos miembros se han reunido desde el pasado 10 de marzo con el Departamento de Cultura para discutir el contenido del proyecto de ley. "Es muy importante que esta ley se apruebe con la máxima conformidad de todos los grupos y haremos los esfuerzos necesarios para conseguirlo", indicó Guntín, quien recordó que desde que hace más de un año Josep Maria Bricall presentó el informe previo a la redacción de la ley, apenas se habían producido avances.

La plataforma indica que no hay muchas diferencias entre la propuesta de Bricall y el proyecto de ley, aunque en éste "se ha hecho una lectura restrictiva del documento de Bricall" y ellos quieren hacerla más amplia. En este sentido, piden que al contrario de como indica el proyecto de ley, la decisión sobre las subvenciones a creadores, entidades y corporaciones sea responsabilidad directa del plenario del consejo y no de una comisión mixta de ayudas integrada por tres representantes del consejo y tres del Departamento de Cultura. Ofrecen otra opción en la que el voto de calidad del presidente del consejo pueda ser determinante en esta comisión. También piden que el consejo pueda no sólo asesorar, sino también participar en las grandes decisiones de política cultural, que los informes que emita sean vinculantes y que se especifique la posibilidad de asumir más competencias en el futuro.

Otro aspecto que debaten la plataforma y la Administración es, precisamente, la dirección del CCAC. Mieras propone que el presidente sea escogido por el presidente de la Generalitat y que el plenario incluya a cinco miembros del Parlament, cuyo control sobre el CCAC se enfatiza mucho en la ley. Óscar Guayabero, otro portavoz de la plataforma, cree que ésta es una "medida innecesaria de control y de desconfianza respecto al futuro consejo".

Tampoco parece haber consenso respecto al sistema de elección de los 14 miembros que integrarían el plenario. La plataforma defiende un proceso "participativo y democrático" en el que, al menos en lo que respecta al primer consejo (después la plataforma se disolverá), las entidades culturales que la componen puedan proponer nombres al presidente de la Generalitat, de entre los cuales éste elegiría a siete personas. Los otros siete los propondrían los grupos parlamentarios. Los 14 miembros se aprobarían en bloque.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de marzo de 2006