Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El vicepresidente de Braun deja en el aire el futuro de Esplugues

El futuro de Braun sigue en el aire. La visita relámpago que el vicepresidente de manufactura de la multinacional alemana, Christian Leonhard, hizo ayer a Esplugues de Llobregat no sirvió para aclarar el futuro de la planta ni de sus 761 empleados.

Tachó de "especulación" las informaciones acerca del cierre, pero no aportó ninguna información nueva que permita tranquilizar a la plantilla, informaron los sindicatos. Leonhard insistió en que Braun necesita dos o tres meses para tomar una decisión y, en todo caso, les metió más miedo en el cuerpo al recordar que la competencia tiene mejores márgenes sobre las ventas. "Ha sido una reunión frustrante", se lamentaba ayer un dirigente de Comisiones Obreras (CC OO).

UGT reclama una reunión urgente con el Gobierno catalán, cuyo consejero de Trabajo e Industria, Josep Maria Rañé, ha evitado tomar posición sobre un hipotético cierre, al tratarse de informaciones que no han sido "avaladas" por la empresa. El consejero señaló ayer que la situación de Braun es la misma que la de días atrás, puesto que la dirección no se ha pronunciado sobre ningún cambio, sino que asegura su voluntad de continuar con la línea marcada hace seis meses, cuando manifestó su intención de mejorar su competitividad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de marzo de 2006