Maragall retira la gestión del referéndum del Estatuto al consejero que criticó a Zapatero

El jefe del Ejecutivo catalán mantiene en el puesto a Carretero tras aceptar sus excusas

Serio toque de alerta al consejero de Gobernación de la Generalitat de Cataluña, Joan Carretero (ERC), tras sus descalificaciones al presidente Rodríguez Zapatero por su papel en las negociaciones del Estatuto. Veinticuatro horas después de que estas críticas provocaran una nueva crisis en el tripartito, ayer el presidente de la Generalitat, Pasqual Maragall, retiró a Carretero sus competencias políticas sobre la gestión del próximo referéndum estatutario. Maragall, sin embargo, quiso dar por cerrada la crisis dando por "oportunas" las excusas presentadas por Carretero.

Más información

Desde primera hora de la mañana Maragall esperaba una disculpa formal de su consejero por las palabras de éste en una entrevista periodística en la que aseguraba que Zapatero "es el principal culpable de este inmenso desastre del Estatuto" y en la que tildaba al presidente del Gobierno de "españolista demagogo". Pero lejos de disculparse, Carretero emitió un comunicado en el que sólo llegaba a "lamentar" que "algunas opiniones, fuera de contexto, puedan afectar de manera no positiva al Gobierno catalán". La dirección de Esquerra apoyó a Carretero en estas palabras.

No contento con esta explicación, Maragall convocó al consejero republicano a su despacho a primera hora de la tarde. Tras esta primera reunión, el presidente de la Generalitat abordó la situación en otro encuentro con los dos máximos responsables de ERC, Josep Lluís Carod Rovira y Joan Puigcercós, al que también asistió el primer consejero, el republicano Josep Bargalló. Fuentes de presidencia aseguraron que en esta reunión los dirigentes de ERC excusaron al consejero. Más tarde, Maragall tuvo otra reunión con Carretero en la que, según las mismas fuentes, Carretero puso de manifiesto el respeto institucional que siente hacia Zapatero.

Aunque Maragall se dio por satisfecho con estas explicaciones, Carretero salió del despacho de Maragall sabiendo que la gestión del referéndum estatutario ya no dependerá exclusivamente de su departamento. Tanto la campaña política para promocionar la participación como las actividades para acercar el contenido del Estatuto a los ciudadanos dependerán de una comisión interdepartamental formada por los tres partidos que integran el Gobierno. Como consejero de Gobernación Carretero sólo mantendrá el control exclusivo sobre los aspectos técnicos del referéndum.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0020, 20 de marzo de 2006.

Lo más visto en...

Top 50