Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Los problemas de los inmigrantes

Mauritania readmitirá a los 'sin papeles' y no habrá traslados a la Península

El Gobierno garantiza el respeto a los derechos humanos de los inmigrantes llegados a Canarias

"El Gobierno de Mauritania está dispuesto a cumplir el acuerdo firmado con España en 2003 para readmitir a los inmigrantes irregulares" procedentes de las costas de ese país. Así lo aseguró ayer la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, tras la reunión del Consejo de Ministros. La vicepresidenta viajará hoy a Canarias para entrevistarse con las autoridades de las islas y visitar los centros de acogida de los sin papeles. De la Vega descartó que vaya a haber traslados a la Península y garantizó que las repatriaciones "se llevarán a cabo con respeto a los derechos humanos".

Fernández de la Vega hizo esta reflexión tras la entrevista que el jueves mantuvieron los secretarios de Estado de Interior, Antonio Camacho, y de Exteriores, Bernardino León, acompañados de un representante de la Unión Europea, Peter Bosch, con autoridades mauritanas en Nuakchot. En esa cita se abordaron los problemas derivados del aumento de la inmigración irregular que llega a Canarias procedente del país norteafricano que, en un solo día, llegó sumar 331 personas. Entre 10.000 y 15.000 subsaharianos esperan dar el salto al archipiélago, según fuentes policiales, con grave riesgo de muerte por las dificultades de la travesía.

Ayer mismo, un barco del servicio de vigilancia costera de Mauritania interceptó a unos 200 kilómetros al oeste de la costa de Nuakchot una patera que pretendía llegar a Canarias con 24 inmigrantes clandestinos a bordo y que llevaba 11 días a la deriva.

Los inmigrantes, 14 de Malí, seis de Mauritania, tres de Senegal y uno de Gambia, carecían de alimentos y de agua, según explicó a Efe el comandante El Hacen Uld Ahmed, responsable de la operación de salvamento. Es la primera vez que una unidad de vigilancia costera intercepta una patera en esa zona, frente a las costas de Nuakchot, ya que generalmente las embarcaciones con inmigrantes clandestinos zarpan de los alrededores de Nuadibú, 470 kilómetros más al norte, junto a la frontera con el Sáhara Occidental.

El Gobierno español descarta, en esta crisis, el traslado de inmigrantes a la Península y cuenta con el compromiso de las autoridades de Mauritania de asumir la repatriación de los sin papeles de ese país así como los de otros países limítrofes que circulan libremente por Mauritania.

El Ejecutivo sigue en Mauritaria la misma estrategia disuasoria para la inmigración irregular que ha dado resultado en Marruecos. La vicepresidenta anunció que va solicitar a la Organización Internacional de Migraciones y a ACNUR que colaboren con Mauritania, un país pobre y escasamente equipado, en un plan de emergencia para la acogida y mecanismos de repatriación de inmigrantes. Mostró también su convencimiento de que se van a producir "ayudas especiales" de la UE y adelantó que Cruz Roja destinará un millón de euros.

Pero además de apoyo económico, Mauritania contará con refuerzos policiales. España le donará cuatro patrulleras y varios vehículos de tracción mecánica. Patrullas conjuntas de ambos países se pondrán en marcha dentro de la "estrategia nacional de lucha contra la inmigración clandestina" de Mauritania y se enmarcarán en los proyectos europeos Seahorse y Atlantis. Las patrulleras contarán de forma temporal con efectivos españoles para adiestrar al personal mauritano en su funcionamiento.

En el terreno humanitario, España ayudará en la construcción y gestión de centros de acogida temporal de inmigrantes junto con la UE. Con tal objetivo, España ya ha entrado en contacto con la Cruz Roja y Media Luna Roja. A raíz de la crisis migratoria, el ministro de Exteriores, Miguel Ángel Moratinos, conversó con el comisario europeo de Seguridad, Franco Frattini, y le convenció de la necesidad de que viajara a la reunión del jueves en Nuakchot el director general de Inmigración y Asilo de la UE, que "ha podido comprobar la complejidad de la situación", según Fernández de la Vega.

La vicepresidenta destacó también que se ha acordado la creación de un comité hispano-mauritano sobre migraciones y recordó la celebración en Rabat, en julio próximo, de la conferencia regional euro-africana sobre migraciones y desarrollo, donde Mauritania tendrá un "papel importante".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de marzo de 2006