Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los partidos tachan de sectaria a la Generalitat por negar ayudas de investigación a Fontana y De Riquer

El departamento de Solà dice que otorga las subvenciones a "grupos y no a personas"

La denegación de ayudas de investigación por el Departamento de Universidades (DURSI) de la Generalitat, que dirige el consejero Carles Solà, a algunos de los más destacados historiadores catalanes, como Borja de Riquer, Josep Fontana y Carme Molinero ha generado amplias críticas entre los partidos políticos. "Es una muestra de sectarismo", dijo ayer Felip Puig, portavoz parlamentario de CiU. "El lunes pediremos explicaciones", señaló Joan Boada, de ICV. "Es una decisión partidista y sectaria", recalcó el diputado del PP Daniel Sirera.

Boada: "El lunes pediremos explicaciones"

Puig: "Es una nueva muestra de sectarismo del Gobierno"

Sirera: "Se ha tomado una decisión partidista y sectaria"

Culla: "No pueden decir que Fontana carece de proyección internacional"

En opinión del portavoz del grupo de Convergència i Unió (CiU) en el Parlament, Felip Puig, "es una nueva muestra del sectarismo que practica este Gobierno llevado al extremo, con una visión muy estrecha y muy poco transversal de la realidad del país". El diputado de CiU añadió: "Nuestro Gobierno siempre actuó con independencia de la ideología de cada persona y teniendo en cuenta sólo la validez intelectual. Me parece lamentable la decisión del consejero de Universidades".

El presidente del consejo nacional de de Unió Democràtica, Ramon Espadaler, licenciado en Historia Medieval, también cargó contra la decisión de Universidades: "Que entre miles de funcionarios pueda existir algún indocumentado es algo que ciertamente debería preocuparnos. Pero que entre las filas del Gobierno se practique tal nivel de sectarismo es, sencillamente, intolerabe. Estoy plenamente convencido de que al consejero censor le bastará una simple conversación con su colega el consejero Nadal [también historiador] para calibrar la talla historiográfica de Josep Fontana, Carme Molinero o Borja de Riquer". Este último ha participado en la comisión que ha trabajado para lograr la devolución de los papeles de Salamanca.

Joan Boada, portavoz parlamentario de ICV y licenciado en Historia, remachó: "Pediremos explicaciones al Departamento de Universidades. Me sorprende que se se les niegue una ayuda a tres personas tan importantes en la investigación de la historia contemporánea y que han colaborado en la recuperación de la memoria histórica de este país".

El diputado del PP Daniel Sirera calificó la decisión de "partidista" y "sectaria". "Pone de manifiesto que tenemos un Gobierno que toma sus decisiones en función de las afinidades políticas y no del grado de valía de las personas y de su currículo".

El historiador Joan B. Culla, que forma parte del grupo de investigadores que encabeza De Riquer, dijo: "No soy neutral, pero creo que es más un problema de incompetencia que de sectarismo. No sé cómo se puede argumentar que a Fontana le falta proyección internacional".

Pilar Dellunde, de ERC, dijo: Es bueno que haya unos criterios que antes no se conocían", pero "es importante que haya diálogo para ver si estos criterios son los más adecuados".

El director general de Investigación del DURSI, Xavier Hernández, justificó la decisión del departamento de denegar las ayudas aduciendo que se otorgan "a grupos y no a personas". Y añadió: "Nadie discute los méritos de estas personas, pero para evaluar se tiene en cuenta básicamente la labor de los grupos durante los últimos cuatro años y pesan aspectos como los artículos en revistas especializadas, los libros publicados y la dirección de tesis, y que los equipos tengan trayectoria en común".

Hernández afirmó que el sistema de evaluación en que se basa el DURSI se aplica también en otros países. "Cada grupo es evaluado en una primera instancia por dos investigadores de gran prestigio de fuera del sistema universitario catalán, españoles o no. Su trabajo es anónimo para evitar posibles presiones y actitudes endogámicas", recalcó el director general. "Pasada esta fase, el proyecto lo revisa otro experto anónimo. Lo normal es que haya coincidencia; pero si no es así, se revisa", agregó. Asimismo defendió el proceso seguido para otorgar las ayudas y subrayó: "Si hay un responsable de este proceso, soy yo, y no el consejero Solà". "Lo que ha pasado, simplemente, es que hay grupos que han tenido más puntos en la evaluación", concluyó.

Universidades revisará la propuesta de De Riquer

El Departamento de Universidades, Investigación y Sociedad de la Información ha decidido revisar de oficio la petición del equipo investigador que encabeza el profesor Borja de Riquer. De Riquer no ha presentado reclamación a la negativa del departamento "para no perder el tiempo". Pero el director general de Investigación, Xavier Hernández, afirmó que se volverá a examinar este caso para ver si ha habido algún fallo de evaluación. Aun así, el director general indicó ayer que el sistema de evaluación que aplica el departamento "es correcto y transparente".

Hernández aseguró que el Departamento de Universidades tiene criterios claros para puntuar los proyectos. Añadió que durante los gobiernos de Convergència i Unió (CiU) "estos criterios no estaban claros". "Lo que que hemos hecho precisamente es clarificarlos".

Universidades también volverá a revisar las propuestas presentadas por los equipos encabezados por los profesores Josep Fontana, Carme Molinero y Joaquim Alvareda, que, según el director general, presentaron reclamación tras serles denegada la ayuda para investigación.

Los profesores a los que se ha denegado ayuda forman parte del grupo de historiadores e investigadores más prestigiosos en sus respectivas especialidades. Josep Fontana es catedrático de Historia e Instituciones Económicas de la Universidad Pompeu Fabra. Está especializado en el siglo XIX, ha publicado, entre otras obras, Cambio económico y actitudes políticas en la España del siglo XIX; La quiebra de la Monarquía absoluta y Hacienda y Estado.

Molinero es catedrática de la Universidad Autónoma de Barcelona y directora del Centro de Estudios sobre les Épocas Franquista y Democrática. En solitario o junto a Pere Ysàs ha publicado las obras El régimen franquista. Fascismo, modernización y consenso y Los industriales catalanes durante el franquismo, esta última uno de los grandes trabajos sobre las relaciones entre los empresarios y el régimen dictatorial durante los intentos fallidos de autarquía en las décadas de 1940 y 1950, hasta el plan de Estabilización.

Borja de Riquer es catedrático de la Universidad de Barcelona. Ha publicado, entre otras obras L'últim Cambó, Lliga regionalista: la burgesia catalana i el nacionalisme y El franquisme i la transició democràtica.

De Riquer es uno de los especialistas que han trabajado en el retorno de los papeles de Salamanca a Cataluña.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 12 de marzo de 2006

Más información