El Parlamento de Chechenia nombra primer ministro al prorruso Kadírov

Ramzán Kadírov, el hombre fuerte de Chechenia, fue nombrado ayer primer ministro de la pequeña república norcaucásica después de que el Parlamento local aprobara unánimemente su candidatura. Kadírov, acusado por los defensores de derechos humanos de encabezar unas fuerzas de seguridad que practican el secuestro, la tortura y el asesinato, ocupaba interinamente el cargo desde hace más de tres meses, después de que el titular, Serguéi Abrámov, sufriera un accidente automovilístico en Moscú.

Con la dimisión de Abrámov, presentada el martes, se pone fin a la situación en la que se colocaba como jefe de Gobierno a un ruso para controlar el poder de los chechenos. Ahora, tanto el presidente local, Alú Aljánov, como el primer ministro son chechenos. Por eso, Aljánov declaró ayer que por primera vez en la historia de la república toda la responsabilidad recae sobre los chechenos. "El presidente [ruso] Putin y el centro federal nos han confiado la solución de problemas muy difíciles y debemos justificar la confianza que han puesto en nosotros", señaló.

Kadírov declaró ayer que está dispuesto a dimitir si en los tres próximos meses no hay un mejoramiento palpable en Chechenia. En su primera entrevista después de ser nombrado jefe de Gobierno, Kadírov dijo que consideraba un asunto de honor fortalecer la vida pacífica en Chechenia. En su opinión, los pocos grupos de guerrilleros separatistas que quedan ya no pueden influir en la situación interna de la república ni lanzar ataques directos contra las fuerzas del orden público locales y las fuerzas federales.

Apoyo de Putin

Kadírov -que cumplirá 30 años el próximo octubre, edad mínima para poder ser presidente de la república-, cuenta con el apoyo del presidente ruso, Vladímir Putin. Es hijo de Ahmad Kadírov, ex mufti (especialista musulmán en leyes y en interpretar los textos sagrados) de Chechenia, que en la primera guerra de 1994-1996 estuvo en el bando de los independentistas, pero que en la segunda apoyó a los federales. Kadírov padre fue elegido presidente en 2003, pero en mayo de 2004 pereció en un atentado.

Muchos analistas consideran que cuando expire el plazo de Aljánov, Putin podría nombrar a Ramzán Kadírov jefe de Chechenia, ahora que los líderes regionales ya no son elegidos por voto popular sino designados por el Kremlin. Con Aljánov que no puede ni quiere oponérsele, Kadírov podrá gobernar a su antojo Chechenia y continuar utilizando sus bárbaros métodos para acabar con los separatistas, sus familiares y simpatizantes.

Únete ahora a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites

Suscríbete aquí

El primer ministro se quejó de que la capital, Grozni, "está en ruinas, mientras los organismos federales no han levantado ni un solo combinado de materiales de construcción importante, ni una sola fábrica grande de hormigón armado". Kadírov subrayó que la reconstrucción de la ciudad será una de sus prioridades.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 04 de marzo de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50