Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Huguet halla "nuevas irregularidades" en el 'caso Turismo' y amenaza con volver a los tribunales

Las acusaciones del consejero provocan la ira de Unió Democràtica, que le exigirá la dimisión

El Consejero de Turismo, Josep Huguet, denunció ayer la existencia de "nuevas irregularidades no juzgadas" sobre la gestión del Consorcio de Turismo de Cataluña en la época en que Unió Democràtica dirigía este organismo. Tras detallar estas presuntas irregularidades, Huguet aseguró que llegará "hasta el final" para aclarar responsabilidades. De reunir pruebas suficientes, pedirá abrir un nuevo proceso judicial al margen del que ya acabó con una sentencia de cárcel para nueve militantes de Unió. Indignada, la dirección de este partido anunció ayer que pedirá la dimisión de Huguet.

El particular estilo de Huguet volvió a sorprender a propios y extraños en una sesión parlamentaria que en principio debía servir para presentar el Plan de trabajo de Turismo de Cataluña. Nada más comenzar su intervención, el consejero de Comercio y Turismo ya advirtió de que poco hablaría de dicho plan y que se centraría en narrar las "nuevas irregularidades" detectadas en el Consorcio de Turismo bajo el anterior Gobierno y que, según Huguet, merecen ser investigadas "hasta el final".

Concretamente se centró en explicar cuatro controvertidas actuaciones del Consorcio de Turismo registradas a finales de la década de 1990 y que, según aseguró, no fueron juzgadas en el último proceso que acabó con penas de cárcel para nueve militantes de Unió Democràtica. La directora general de Turismo, Isabel Galobardes, fue la encargada de dar los detalles. De entrada denunció la falta de medidas para descubrir la desaparición de expedientes del Consorcio de Turismo y la emisión de facturas para la promoción de un campo de golf sin haber constancia de prestación de servicios.

También se refirió a la renovación de una póliza con La Caixa por valor de 1,8 millones de euros, "una acción que no contaba con el visto bueno del Gobierno", recordó. Por último, Galobardes denunció las indemnizaciones, en su opinión irregulares, recibidas por tres de los ex altos cargos del Consorcio de Turismo: Miguel Sanz, Alexandre Betoret y el fallecido Joan Cogul.

El consejero Huguet también aseguró que está estudiando pedir la apertura de un nuevo proceso para juzgar otras presuntas irregularidades. Entre ellas los planes de pensiones "astronómicos" que la anterior dirección del Consorcio de Turismo pactó con los empleados, unas compensaciones que Huguet no dudó en calificar de "fuera de la norma".

Los hechos ayer denunciados por Huguet tienen su origen en la forma como el juez delimitó en su día los hechos por juzgar. Aunque algunos ya se plantearon en aquel momento, nunca fueron investigados, pues el juez basó su investigación en los estudios sin ninguna utilidad que el consorcio encargó y pagó a empresas de militantes de Unió. Fuentes judiciales explicaron ayer a este periódico que ahora, de existir una nueva denuncia, estos hechos sí podrían constituir el cuerpo de una nueva investigación y desembocar eventualmente en un nuevo proceso judicial.

Por otra parte, Huguet lamentó haber heredado la "mala gestión" del Patronato de Turismo, ya que está "hipotecando" el trabajo del Gobierno actual. Puso como ejemplo de ello el crédito que la Generalitat avaló en su día para la creación del portal de Internet Gi Turística, en Girona. La iniciativa fracasó y ahora la Generalitat debe abonar cada año, hasta 2014, 170.000 euros a la entidad creditora.

Huguet también invitó a los diputados de todos los partidos a reflexionar "por qué fallaron hasta tres filtros de la Administración que debían haber servido para evitar estos episodios".

Las acusaciones de Huguet causaron no poco revuelo en el Parlament. De entrada porque sus palabras, apoyadas con más de 50 diapositivas, no tenían nada que ver con el objetivo inicial de la sesión y, por lo tanto, ningún diputado de la oposición se había preparado los argumentos para responderle. Pero la sorpresa duró poco y CiU planteó una dura contraofensiva. De entrada, los diputados nacionalistas en la comisión de Turismo acusaron a Huguet de querer tapar su "incompetencia" para elaborar el nuevo plan de Turismo "con hechos que ya han sido juzgados". Poco después, el secretario general de Unió, Josep Maria Pelegrí, anunció mediante un comunicado que piensa pedir la dimisión de Huguet.

En opinión de Pelegrí, las acusaciones de Esquerra no buscan nada más que "trasladar a Cataluña el clima de crispación política de Madrid" y lamentó que el consejero las haga precisamente ahora, "cuando se están debatiendo cuestiones esenciales para el futuro de nuestro país".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de marzo de 2006