Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Fútbol | Crisis en el Real Madrid

"Espero que se aparque la palabra galáctico"

Raúl pide a Florentino Pérez que señale a los que considera maleducados y Casillas responsabiliza a la plantilla

Los jugadores del Madrid asistieron atónitos a la dimisión de Florentino Pérez. No comprendieron que los señalase como la causa principal de su renuncia y mucho menos que dijera que la derrota ante el Mallorca había sido el detonante. A la hora de hablar, sin embargo, se muestran cautos y no critican al dimisionario. Raúl celebró ayer una conferencia de prensa en calidad de capitán para hablar de la crisis generada con la marcha de Florentino Pérez. "Que yo sepa nadie se ha alegrado de que se fuera", dijo Raúl. Entre sus declaraciones más rotundas destacó su voluntad de enterrar el periodo llamado galáctico, época que ha estado marcada por las servidumbres mercantiles de la plantilla y la separación del grupo según su demanda publicitaria. "Espero que se acabe esa era porque le ha hecho mucho daño al club", dijo Raúl. "Espero que esa palabra quede aparcada por el bien de todos".

Beckham: "A Florentino se le recordará por los galácticos, pero yo no soy uno de ellos"

Ronaldo: "Estoy triste y sorprendido. El año ha sido difícil y peor de lo que está ya no puede ir"

Al valorar la dimisión, el capitán confesó su perplejidad: "Fue una gran sorpresa. Ninguno nos esperábamos que ocurriera algo así. Hablé con el presidente diez minutos antes de que lo anunciara y él estaba convencido de que era la mejor solución. Dijo que sería un revulsivo y que lo hacía para que todo funcionase mejor en el club. Sentí una gran extrañeza. Los jugadores sólo podemos seguir peleando. Nos quedan tres meses de competición, con objetivos por conseguir a corto plazo y a medio (...). Pero no sé si esto será un revulsivo. Él conoce el club y lo sabrá mejor que yo. Y si el Atlético hace un gran partido el sábado en el Bernabéu..."

En contra de la opinión de sus compañeros cuando se los consultó en privado, Raúl opinó que no pensó que el ex presidente echase la culpa a los jugadores de su decisión. "Ha dejado claro que no culpaba a la plantilla", dijo. "La imagen que se dio el domingo

[contra el Mallorca, cuando el Madrid perdió 2-1] no es lo que todos queríamos".

Interrogado por la acusación que hizo Florentino Pérez llamando "maleducados" a sus compañeros, Raúl consideró que no tenían valor si no se especificaba más. "Creo que no se puede hablar en conjunto de los jugadores. Él tendría que haber dado los nombres. Mi relación con él ha sido cordial, normal. En los últimos meses más íntima. No sé a qué se refiere, a qué clase de jugadores. Yo no me siento un malcriado. Llegué al club a los 15 años y todo lo que tengo se lo debo a mi esfuerzo y mi trabajo. Ahora todos tenemos que hacer autocrítica. Las cosas no salen como queremos y todo el mundo tiene que reflexionar. Nadie quería esta situación. Hay que cambiar cosas".

Respecto a la insinuación de desunión que lanzó el ex presidente del lunes, Raúl respondió con firmeza: "El vestuario del Madrid está unido por la causa. Somos todos profesionales. No tengo que ser amigo de todos mis compañeros. Tengo que ponerme en las mejores condiciones posibles para jugar. Nada más. No diré que el vestuario es una fiesta todos los días pero hay un gran respeto en el que cada uno hace su trabajo. ¿Que podría ser mejor? Pues sí. Pero malo no es".

Raúl aseguró además que no se arrepintió de haber censurando las declaraciones de Ronaldo quejándose de falta de cariño. "Lo importante es el grupo y es lo que siempre voy a defender", sentenció el delantero.

Los jugadores con más veteranía del vestuario, los más identificados con el hincha medio, siempre se sintieron lejos de la estrategia marcada por Florentino Pérez. La reacción parsimoniosa del banquillo madridista ante el gol de Sergio Ramos fue esgrimida por el dirigente dimisionario. Mejía, Helguera, Salgado y Raúl respondieron al 0-1 con diversas poses: Raúl aplaudió dos veces son excesivo furor; Salgado, juntó las palmas una vez, pero es dudoso que haya producido algún sonido; Helguera no se incorporó de su asiento. Con justicia o no, se convirtieron en un símbolo de la indiferencia de la plantilla ante una Liga y un club que consideran cada día más extraños. En contra de esta interpretación, Raúl dijo que desde su punto de vista no apreció desinterés. Más bien una percepción realista, dado lo mal que estaba jugando el Madrid. "La escena del banquillo se ha sacado de quicio", lamentó el capitán. "Nos alegramos todos del gol, en el banquillo y en el campo". Desde la concentración de la selección española en Valladolid, habló Casillas, otro de los ídolos del madridismo. "Los máximos culpables del partido de Mallorca somos nosotros", dijo; "Si te estás jugando la Liga no puedes jugar tan mal". Además de hablar de esta derrota, presunto detonante de la dimisión presidencial, Casillas valoró como "triste" la salida de Florentino Pérez del club. "Creo la decisión nos duele a todos en la plantilla, pero creo que la ha tomado con la mejor intención".

Zidane, desde Francia, donde se prepara con su selección, se mostró afectado y poco conforme. "Si el presidente ha dimitido hay que aceptarlo porque lo habrá tenido muy reflexionado. Pero no es algo positivo. No es una buena solución para el club".En Inglaterra, Beckham apuntó: "La dimisión del presidente no me afecta en absoluto de cara al futuro. Mi contrato se extiende a esta temporada y a una más. El club me ha transmitido, y no por medio de Florentino Pérez, sino por otros miembros de la directiva, su deseo de que permanezca en el equipo". Beckham lamentó la dimisión. "Es el hombre que me llevó al club, he tenido una gran relación con él", afirmó el inglés, que apostilló: " será recordado por los galácticos, pero en realidad yo no fui allí como galáctico. La gente dice que soy uno de ellos, pero fui allí como un futbolista más".

Desde Moscú, Ronaldo se confesó "sorprendido y triste", pero añadió que "la vida sigue". Aseguró que su futuro en la entidad no está vinculado al del mandatario. "Tengo contrato hasta 2008", sostuvo el goleador brasileño, quien deslizó: "El año ha sido difícil. Comenzó difícil y peor de lo que está ya no puede ir". "A mí me da igual", manifestó Roberto Carlos respecto a la dimisión del presidente. "Florentino y yo siempre nos hemos respetado, pero yo no me voy del Madrid".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 1 de marzo de 2006