Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:La ley de barrios, un año después | L'Hospitalet, Santa Coloma y Badalona / 1

Collblanc-La Torrassa dispara la actividad

Las actuaciones privadas se suman a las reformas promovidas por las ayudas de la ley de barrios

Barcelona
La Ley de Barrios avanza un año después de su creación. Poco a poco en algún caso o acelerada en otros. Casi siempre, la velocidad la imprime el Ayuntamiento respectivo. Hubo quien presentó proyectos ya casi en marcha; en otras localidades, la falta de confianza y la escasez de dinero municipal han hecho que los trámites (cambios en la planificación urbana y expropiaciones, cuando son necesarias) hayan esperado a tener garantizado el aporte financiero del Gobierno catalán. Entre los factores que permiten saber si el proyecto funciona hay uno clave: cuando el sector privado restaura antes que el público, es que hay confianza en las reformas. A las ayudas de Política Territorial se han unido las de otros departamentos.

En el distrito de Collblanc-La Torrassa (L'Hospitalet del Llobregat) viven 52.000 personas en tan sólo un kilómetro cuadrado. La inmigración alcanza el 27% de su población, cuando la media de la ciudad es del 21%. Otro 24% de los vecinos de Collblanc-La Torrassa supera los 65 años. Con estos datos, cobra relevancia saber que el barrio tiene zonas de pendiente y que el 70% de viviendas de más de dos pisos carece de ascensor.

El proyecto de la Ley de Barrios incorpora algunas de las intervenciones previstas en el Plan Integral Collblanc-La Torrassa, que el consistorio se propuso sacar adelante entre 2002 y 2010. Las ayudas de la Generalitat permiten "avanzar algunas de las propuestas y añadir otras", explica el concejal del distrito, Francesc Belver. La Generalitat invertirá en el Plan Integral de L'Hospitalet nueve millones de euros. El proyecto incluye 24 actuaciones de carácter urbanístico y sociocultural, puesto que "un barrio con degradación urbanística sufre también degradación social", destaca el concejal. Cinco están en ya marcha. Suman 3,5 millones de euros, de los 18 que ambas administraciones tienen previsto invertir hasta 2008.

Un gran socavón ocupa el lugar de una vieja fábrica, que se ha ido a otro municipio

"Un barrio con degradación urbanística sufre también degradación social"

La intervención más vistosa es la urbanización de la plaza de la Sènia, la calle de la Creu Roja y la Travessera de Collblanc. Las obras empezaron a finales de octubre y su plazo de ejecución finalizará el próximo julio. Se han derribado viejos edificios que tapaban la visibilidad para esponjar el barrio. "Cada pequeño espacio libre que se gana es muy valioso en este barrio tan densamente poblado", señala Belver. Numerosas fincas ya han desaparecido para dar paso a zonas verdes y equipamientos. Se calcula que será preciso expropiar a unas 180 familias, unas 70 de las cuales ya han sido realojadas y con otras están en negociación.

La plaza de la Sènia, muy pequeña, multiplicará su espacio por 10, lo que supondrá una nueva zona lúdica justo frente al instituto Eugeni d'Ors, muy cerca del parque de la Marquesa, con fachada a la carretera de Collblanc, que con 6.800 metros cuadrados, también duplicará su superficie. Hasta hace poco, diversos edificios mantenían cercada la Sènia. Se han derribado ya algunas viviendas y una nave de ebanistería, de modo que desde esta plaza se vislumbra la de la Marquesa, creando un eje verde, algo que los vecinos creían imposible. En medio de las obras y los derribos se mantiene en pie una higuera cuya supervivencia han defendido los vecinos.

En la Travessera de Collblanc también se ha derribado un bloque de viviendas, para que la calle tenga 20 metros de ancho y se configure como una de las principales del barrio. Las intervenciones suman 2,8 millones de euros. En una nueva promoción se realojará a 16 familias que habitan en edificios afectados por la transformación en la calle de Albiol y en el bloque de la plaza de Canalejas. Pero en esta última hay quien no quiere irse, ni cambiando su piso de 40 metros cuadrados por uno nuevo.

Paralelamente se van adjudicando las ayudas para la instalación de ascensores, un programa que cuenta con 272.600 euros para ayudas en 2006. Empezó dos años antes que la Ley de Barrios. Desde entonces se han instalado 84 ascensores. Otra iniciativa emprendida, ésta de carácter social, es un programa de actividades dirigidas a la igualdad de género. Con una dotación de 320.000 euros, se han realizado talleres en los que han participado 23 mujeres. El programa se mantendrá hasta 2008. Desde septiembre los institutos están trabajando en la creación de un proyecto de acogida de jóvenes recién llegados. Para ello cuentan con 98.000 euros. Otros 54.000 han servido para crear una bolsa de dinamización económica y un sistema de señalización de promoción comercial.

En el barrio son visibles otros cambios debido al inicio de las intervenciones antes de percibir las ayudas de la Generalitat. En el número 120 de la calle del Llobregat se ha derribado la antigua nave de Vidreries Llobregat. Un gran socavón ocupa el lugar de una vieja fábrica, que se ha trasladado a otro municipio. En él se ubicará un aparcamiento de 256 plazas. En la fachada que da a la calle se construirán 50 pisos. El resto del solar será un gran espacio verde. Entre esta vía y la calle de la Joventut se ha ganado también un pequeño trozo, liberado de una antigua finca.

La iniciativa privada también se encarga de renovar el barrio: las viejas fincas desaparecen para dar lugar a nuevos bloques, que contrastan con los antiguos. Las nuevas se venden a precios sobre los 5.000 euros el metro cuadrado. En tres años el consistorio ha otorgado el triple de licencias de obras que en los anteriores siete. "Los inversores actúan alentados por las reformas que están realizando las administraciones", considera el concejal del distrito.

Han colaborado Gerard Bagué, Gloria Ayuso, Cristina Perales, Lluís Visa, Enric Badia, Eva Clota, Oriol Aymí, Jesús García y Sílvia Marimon.

Serra d'en Mena, trámites

Hasta ahora, sobre todo, se han hecho trámites. Ése es el resumen de las actuaciones previstas en el proyecto de regeneración de los siete barrios que componen la Serra d'en Mena, en el límite de Badalona y Santa Coloma de Gramenet (Barcelonès). Un año después las obras siguen pendientes de ejecución. Durante un año, los municipios han presentado a la Administración autonómica proyectos de actuaciones específicas, enmarcadas en la planificación general aprobada.

De las más de 40 actuaciones específicas de las que se compone el proyecto de Serra d'en Mena que se presentaron al Plan de Barrios, aprobadas en los municipios y posteriormente enviadas a la Generalitat, tan sólo la reurbanización de la calle de la Circumval.lació tiene un inicio de obra inmediato. Esta calle fronteriza, que separa los dos municipios, será la primera de las actuaciones que se realice. Las obras empezarán a principios de mayo. Los consistorios badalonés y colomense prevén que estas actuaciones acaben a finales de este año o principios de 2007.

La reordenación urbanística de esta calle supone rehabilitar una superficie de 9.000 metros cuadrados, unas obras que ejecutará el Consejo Comarcal del Barcelonès. En mayo de 2005, los dos ayuntamientos firmaron un acuerdo con este organismo para sacar adelante las actuaciones que preveía el proyecto. El Consejo aporta unos 2,7 millones de euros.

Según los responsables municipales, una de las complicaciones es la necesidad de mover familias debido a la afectación de sus viviendas en la planificación.

La construcción de las nuevas viviendas previstas en el plan de choque supone derribar edificios y luego reconstruirlos atendiendo a la reforma urbana incluida en el proyecto.

Durante este año, el Plan de Barrios ha permtido la constitución de un comité de evaluación y seguimiento formado por el Consejo Comarcal del Barcelonès y los ayuntamientos de Badalona y Santa Coloma, así como representantes de algunas entidades comerciales, vecinales, culturales y sociales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 27 de febrero de 2006

Más información