Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Solà escenifica la tensión ERC-PSOE al plantear con qué apoyo se aprobará la reforma universitaria

Los socialistas replican que el consejero "se precipita" y que se buscará el máximo consenso

El consejero de Universidades, Carles Solà, uno de los seis miembros del Gobierno catalán a propuesta de ERC, escenificó ayer la tensión existente en las relaciones entre republicanos y socialistas después del acuerdo sobre el Estatuto alcanzado por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el líder de CiU, Artur Mas. En unas jornadas sobre la Ley Orgánica de Universidades (LOU), Solà recordó que el PSOE no tiene mayoría para aprobar la ley. "Que diga con qué socios va a aprobar la reforma", pidió.

"No han contactado con nosotros", soltó Solà en una jornada convocada por CC OO que transcurría dentro de los cauces estrictamente técnicos de aználisis de la LOU, ley que el Gobierno ultima para llevarla al Congreso en las próximas semanas.

Tras el debate, al preguntársele a Solà si pensaba que los socialistas buscarían el apoyo de CiU, Solà dijo: "Difícilmente lo pueden hacer con el texto actual como está redactado porque a CiU no le gusta". Antes había afirmado: "No han contactado con nosostros" [para abordar la reforma].Difícilmente se puede aceptar el texto tal como está ahora".

Carles Bonet, senador de ERC responsable de cuestiones de educación, criticó que la ley que prepara el Gobierno es "una reforma maquillada y centralista". Y añadió: "Siguen con la idea del kilómetro cero universitario, todo concentrado en el poder central. La Generalitat ha intentado tener como interlocutora a la ministra y no ha sido posible. En vez de tratar de centralizar competencias lo que tendría que hacer el Gobierno central es que la universidad se integre en Europa".

Solà también hizo un reproche al ministerio: "Les enviamos un documento en abril de 2005 y todavía esperamos respuesta". La directora general de Universidades del Gobierno central, Carmen Ruiz, presente en el acto, replicó una vez que el consejero hubo abandonado la sala: "Estamos constantemente hablando de todos los temas con el director general de Universidades de la Generalitat, Ramon Vilaseca. El Gobierno busca el máximo apoyo parlamentario para la ley".

El diputado socialista Raimundo Benzal dijo a este diario que no se están produciendo problemas en comisión con los republicanos. Carles Bonet también afirmó que el trámite de la LOU seguirá su curso sin que su grupo ponga problemas añadidos en las sesiones previstas para los días 13, 14 y 15 de marzo. La diputada Montserrat Palma, portavoz de universidades del grupo parlamentario del PSOE, señaló: "El ministerio está escuchando y en no mucho más de un mes habrá un proyecto de ley de reforma de las universidades. El consejero Solà se precipita. No hay que poner el carro delante de los bueyes. Se buscará el mayor consenso. Quizá hay que pulir cosas, pero se parte del respecto a las competencias de las comunidades y se potenciala autonomía universitaria".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de febrero de 2006