Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra

Un maestro sufre la agresión de familiares de un alumno al que había regañado

Educación asume la denuncia por el ataque al profesor, que padece fractura de mandíbula

Un maestro del centro de educación infantil y primaria El Puche, en Almería, sufrió el pasado miércoles la brutal agresión de los familiares de un alumno al que previamente había regañado por su comportamiento en el patio durante el recreo. El menor escapó del colegio tras ser reprendido por el maestro, que da clases de quinto de primaria (niños de 10 años). El chico se fue a su casa y contó lo ocurrido. Poco después, cuatro familiares del alumno se presentaron en el centro y agredieron al profesor, que sufrió fractura de mandíbula como consecuencia de un puñetazo. El maestro no presentará denuncia por estos hechos por temor a las represalias, según Comisiones Obreras. Será la Delegación de Educación la que acuda a los juzgados.

Los hechos ocurrieron durante el segundo recreo de 15 minutos que el colegio tiene todos los días a las 12.45. El profesor agredido llamó la atención al alumno por lanzar piedras. A continuación castigó al alumno sin recreo en el despacho del director y le pidió que al término del descanso se reincorporara a su clase.

Sin embargo, el alumno aprovechó ese intervalo de tiempo para escaparse del centro y marcharse a su casa, donde vive con sus hermanos y abuelos. "Al llegar a casa el chaval contó una serie de mentiras a sus familiares y cuatro de ellos se personaron en el centro", afirmó ayer el secretario general de enseñanza de Comisiones Obreras en Almería, Antonio Valdivielso.

Según el sindicato, el alumno vive con sus abuelos y sus hermanos mayores y fue uno de ellos el que propinó el puñetazo al maestro. El delegado de Educación, Francisco Maldonado, confirmó que la agresión se produjo mientras el maestro hablaba con los familiares del alumno. "Fue a traición, sin avisar ni nada. No dio tiempo a reacción. Dio el puñetazo y salió corriendo. Todavía no sabemos el grado de parentesco que tenía con el alumno", indicó Maldonado.

Temor a nuevas agresiones

Desde CC OO, sindicato al que está afiliado el maestro, se constató que el docente no ha querido interponer denuncia "por temor a posibles nuevas agresiones por parte del entorno familiar del alumno". Valdivielso indicó que en el barrio de El Puche, la zona más deprimida de Almería capital, viven familias "muy agresivas para las que una simple denuncia no tiene influencia alguna".

El jefe de estudios del centro, Juan Martínez, fue quien permaneció junto al maestro desde que ocurrió la agresión y constató que el docente fue intervenido quirúrgicamente durante tres horas y que no puede articular palabra. "Estamos respetando su decisión de no decir nada y por respeto a nuestro compañero no nos vamos a pronunciar", señaló Martínez. El claustro de profesores se reunió ayer 15 minutos y decidió interrumpir la actividades extraescolares previstas para hoy con motivo de la celebración del Día de Andalucía y de los carnavales.

El director del centro, Adolfo Magán, confirmó la suspensión de los actos previstos en el centro en señal de protesta por los hechos ocurridos. Magán también avanzó la redacción de una carta que fue remitida a todos los padres de alumnos en la que se explica el motivo de la suspensión y se condena lo sucedido. "Es una zona donde los nervios están a flor de piel. Todo está en manos de la asesoría jurídica de la Delegación de Educación. No quiero abundar más en el tema porque quiero respetar el sentir del maestro afectado, que no quiere que se faciliten datos", concluyó el director del centro.

Educación censuró la agresión y proclamó el total apoyo a "todos" los maestros por parte del delegado. "Estoy triste porque estos hechos no deben ocurrir nunca. La delegación y la consejería están con ellos y hará lo que haga falta", dijo Francisco Maldonado. El delegado insistió en que será la Policía quien realice la correspondiente investigación para determinar la autoría de los hechos.

Por su parte, el delegado de Educación en Málaga, José Nieto, condenó ayer la agresión que sufrió el pasado martes un profesor del instituto de educación secundaria Puerto de la Torre por parte del padre de una alumna. En este caso, el padre dio, presuntamente, un cabezazo al profesor. Nieto destacó el amplísimo colectivo de profesores que hay en Andalucía y añadió: "Que alguna vez ocurra un incidente como éste no es deseable, es absolutamente condenable, pero entra dentro de lo posible".

El delegado de Educación recordó que, en caso de agresiones, se pone en marcha un protocolo de ayuda a los profesores. Esta asistencia puede ir desde la atención psicológica a la jurídica. Nieto añadió que "al profesorado debe de dársele la consideración social, el respeto, el cuidado, el mimo y la relevancia" por la función "tan importante" que ejerce en la sociedad.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 24 de febrero de 2006