El atractivo físico de Jordi Pujol

"Dígame las tres cualidades más favorables de Jordi Pujol [entonces presidente de la Generalitat]", rezaba una de las preguntas de la encuesta, realizada en abril de 1986, en torno a la imagen del ex presidente. Las respuestas más comunes: catalanismo (18,8%), sencillez (16,6%) y sinceridad (12,8%).

Pero no todo eran cortesías y amables halagos. "Dígame los defectos más negativos", indicaba la siguiente cuestión. Respuestas: Pujol resultaba "poco atractivo" (10,6%), padecía de un "exceso de catalanismo" (9,7%) y le faltaría "más energía" (8,3%). Los sondeos no dejaron escapar ningún detalle a la hora de evaluar la imagen del Gobierno de CiU y de su presidente Pujol. Entre los defectos citados por los entrevistados también se hace referencia a sus vínculos con Banca Catalana.

Las conclusiones a las que llega el informe emplazan a Pujol a "modificar" algunas de sus actitudes y a reorientar sus actuaciones. Cinco serían las recomendaciones para que el ex presidente aumentara su popularidad: ser más pluripartidista; más abierto; menos distante; mejorar la acción de gobierno y cambiar su imagen física.

El estudio destaca que el 36% de los encuestados no le encuentran a Jordi Pujol ningún atributo negativo y que el defecto de catalanismo es también señalado como la primera virtud del ex presidente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 20 de febrero de 2006.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50