Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
LA LUCHA CONTRA EL TERRORISMO

Zapatero explicará "la hoja de ruta" cuando cese la violencia

María Teresa Fernández de la Vega, la vicepresidenta primera, trató de desplegar ayer todo su poder de convicción ante los periodistas para pedirles "responsabilidad para que cesen las especulaciones" sobre la posible tregua de ETA, pero a la vez se colocó en ese escenario: "El Gobierno ha dejado bien claras en el Parlamento las reglas sobre el inicio de un proceso de paz. Si ETA declara un cese definitivo, el presidente del Gobierno acudirá al Parlamento para explicar la hoja de ruta, sin precios políticos y sin atajos".

La definición de la "hoja de ruta", un concepto que remite al proceso de paz entre palestinos e israelíes, no es frecuente en el Gobierno. De la Vega insistió así en la idea de que el Ejecutivo piensa actuar conforme a la resolución apoyada en el Congreso en mayo de 2005, y suscrita por todos los grupos menos el PP, que señala: "Si se producen las condiciones adecuadas para un final dialogado de la violencia, fundamentadas en una clara voluntad de poner fin a la misma y en actitudes inequívocas que puedan conducir a esa convicción, apoyamos procesos de diálogo entre los poderes competentes del Estado y quienes decidan abandonar la violencia".

De la Vega negó por dos veces que haya ningún tipo de contacto entre el Gobierno y ETA. "Mientras no haya un anuncio definitivo del cese de la violencia con ETA, ni el Gobierno está hablando con ETA ni ha autorizado contacto alguno con la banda. A partir de ahí, todo son especulaciones, y les pido, apelando a su sentido de la responsabilidad, que no demos pábulo a las especulaciones", insistió la vicepresidenta, quien aseguró que no es el Ejecutivo quien ha generado las expectativas de tregua, sino "la voluntad de la sociedad vasca".

Primer paso

El Gobierno tiene interés en transmitir la idea de que no habrá ningún movimiento hasta que ETA dé el primer paso, el de declarar una tregua definitiva y que sea creíble. A partir de ese momento, explican desde el Ejecutivo, tendría que pasar algún tiempo para comprobar que efectivamente ese cambio de actitud de la banda tiene un respaldo y es definitivo.

Mientras tanto, el Ejecutivo se empeña en que nadie piense que no está luchando contra la banda terrorista. Por eso, ayer, De la Vega aclaró: "Sabemos que la banda puede hacer daño. Vamos a seguir combatiéndola con todos los medios, con la máxima presión internacional, como hasta ahora". "El Gobierno condena tajantemente cualquier tipo de violencia", señaló en referencia a los últimos atentados terroristas, que no provocaron heridos, "y la combate como siempre".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 18 de febrero de 2006