Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los bebés también se cuentan

El incremento de las medidas de control en los accesos a la Alhambra afecta a todos. También a los bebés. Los niños menores de ocho años no tienen que pagar para entrar en ninguno de los recintos del monumento, pero se supone deben recoger en las taquillas un pase gratuito para poder acceder. "Hasta ahora nadie controlaba eso, ni si quiera lo pone en ningún sitio ni te lo avisan antes", asegura un guía. Desde que salió a la luz el supuesto fraude, los vigilantes son intransigentes con la norma y no admiten excusas, lo que ha supuesto ya que más de un padre se quede fuera porque no dejan entrar al niño.

"Hace unos días un padre que llevaba un bebé llegó a llamar a la policía porque les negaron el paso a los palacios nazaríes. A las agencias que trabajan con grupos también les está pasando lo mismo si traen a adultos con niños y ya se han puesto varias reclamaciones por casos parecidos", asegura el guía. En la página web oficial del Patronato de la Alhambra y el Generalife se informa de la gratuidad para los menores de ocho años, pero no advierte de que deban portar un pase. En la web de venta oficial de entradas sí que hay que indicar, sin embargo, si asisten niños. Por cada uno se cobra 0,88 céntimos en concepto de "gestión pago".

El clima de crispación que se vive en la Alhambra desde que se conoció el fraude, ha afectado directamente a la plantilla de trabajadores del Patronato. Según fuentes cercanas al monumento, a raíz de las detenciones de los empleados, ya son varios los trabajadores que se han dado de baja por depresión o ansiedad. Los servicios de emergencias han tenido que atender a un trabajador en el propio recinto aquejado de una crisis nerviosa. Estas fuentes aseguran que el aumento de la presión está también detrás de alguna petición de prejubilación que ya se ha hecho efectiva.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 16 de febrero de 2006