Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Chaves pedirá a PP y PA en el primer trámite del Estatuto que acaben con sus dudas y silencios

El inicio del debate en el Parlamento saldrá adelante con los votos de socialistas e IU

La cuenta atrás para la aprobación del nuevo Estatuto de Autonomía para Andalucía comienza hoy. El pleno del Parlamento, en sesión extraordinaria, aprobará con los votos de PSOE (61 diputados) e Izquierda Unida (seis), la toma en consideración de la proposición de ley de reforma, un trámite en el que se abstendrán el Partido Popular (37) y el Partido Andalucista (cinco). El presidente de la Junta, Manuel Chaves, que siempre ha considerado necesario el consenso, pedirá a la oposición que ponga fin a "las dudas, los silencios y el tacticismo".

La principal preocupación que manifestó ayer el grupo socialista es que el pleno se desarrolle sin estridencias ni descalificaciones. "Este es el proyecto político más importante que debate el Parlamento de Andalucía desde 1982. Esperemos que no demos un espectáculo a los andaluces, no entremos en descalificaciones y podamos estar a la altura del momento", advirtió el portavoz socialista, Manuel Gracia.

El diputado del PSOE reprochó a populares y andalucistas -que votaron en contra del dictamen de la ponencia- su abstención. "PP y PA tenían políticamente la obligación de votar a favor", dijo Gracia, para quien resulta poco explicable que el principal partido de la oposición y una formación que se define como nacionalista se abstengan en la tramitación de la reforma con el argumento de que discrepan "en parte de sus contenidos".

El debate se abrirá con las intervenciones de los partidos proponentes (PSOE e IU), tras las cuales el presidente de la Junta de Andalucía, Manuel Chaves, tiene previsto tomar la palabra, aunque el Gobierno puede solicitar turno a la presidenta del Parlamento cuando lo considere oportuno. Sus colaboradores más cercanos le han aconsejado que intervenga tras los proponentes y no después de PP y PA para no abrir un nuevo turno de réplica.

Esta es la segunda vez en esta legislatura que el jefe del Ejecutivo interviene en una iniciativa que firman los grupos parlamentarios, un gesto con el que quiere subrayar -como ya hizo con otra iniciativa sobre el plan Ibarretxe- la trascendencia política del debate.

Chaves, al contrario de lo que sucede en la sesión de control, mantendrá un tono institucional y no entrará en el cuerpo a cuerpo dialéctico con ninguno de los cuatros grupos, según informaron fuentes próximas al jefe del Gobierno.

El presidente andaluz se dirigirá a todos los grupos de la Cámara, aunque pedirá a los dos partidos que han votado en contra de la proposición que "acaben con sus dudas, silencios y tacticismo", afirman las citadas fuentes, una referencia que no verbalizará de manera directa.

En este sentido, otras de las ideas que barajará el presidente es que el nuevo Estatuto de Autonomía de Andalucía no debe elaborarse a la defensiva en relación con otros, ni con ánimo de confrontación. Chaves dejará claro el papel de equilibrio que siempre ha jugado Andalucía en el Estado autonómico y defenderá que la reforma del Estatuto, como ya ocurriera con el actual de 1981, puede ser la mejor contribución al reparto y equidad territorial.

Votos particulares

El borrador de la ponencia cuya toma en consideración se decidirá hoy ha sido firmado por PSOE e IU, y en él se reflejan las posiciones de los partidos en forma de voto particulares. El modelo que propone el PP es el más disonante y básicamente sugiere el texto actual. En los artículos de nueva creación se muestra bastante restrictivo: a casi todas las competencias nuevas plantea problemas de constitucionalidad, también a derechos innovadores como el de morir dignamente, la renta básica y la escuela laica, mientras que en financiación sencillamente no propone nada. Sobre la participación de Andalucía en las instituciones y decisiones de la UE es igualmente limitado.

El texto aprobado por la ponencia redactora de reforma estatutaria consta de 216 artículos frente a los 75 actuales y pasa de tener seis a 10 títulos. Los grupos mantendrán el próximo martes una reunión para decidir el calendario que se abre ahora, el número de miembros que tendrá la nueva ponencia y si habrá comparecencias de agentes sociales. El plazo de presentación de enmiendas durará 15 días.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 16 de febrero de 2006