Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
COLUMNA

A las vísceras

El PP andaluz sigue la línea que le marca Madrid en su estrategia de la crispación y el enfrentamiento que, por cierto, acaba de ser reprochada a Rajoy por empresarios catalanes, cara a cara, como con urgencia de que rectifique. Dicen los empresarios catalanes del Círculo Ecuestre, a los que se ha sumado el decano del Colegio de Economistas de Cataluña, que la estrategia del PP puede provocar una peligrosa fractura entre Cataluña y el resto de España. Los políticos de ahora pasarán, avisa el presidente del Círculo, Manuel Carreras, pero las fracturas entre pueblos tardan mucho más tiempo en pasar. A esa fractura está colaborando el PP andaluz, con una lamentable campaña sobre el catalán y el castellano. El PP ha hecho un agresivo bucle para criticar a Cháves, al que tiene derecho a criticar ¡faltaría más! Lo suyo es hacer oposición al gobierno y al partido que lo sustenta, es su obligación, pero deberían pensar los populares si es razonable, desde el punto de vista de la más elemental ética política, patrocinar ideas y hacer circular mensajes que enfrenten a los pueblos. En ello esta el PP andaluz siguiendo la estrategia que le marca Madrid. Acaso tanto al PP nacional como al PP andaluz piensen que eso le dará votos, acaso esos mensajes dirigidos a las vísceras, sin el más mínimo respeto a la inteligencia, le den votos y, aun así, no deberían sentirse satisfechos de una estrategia con la que están colaborado inicuamente a enfrentar a Andalucía con Cataluña, a los andaluces con los catalanes, incluso a los andaluces de aquí con los andaluces de Cataluña que integran la inmensa mayoría de los ciudadanos catalanes que están dispuestos a votar sí al Estatut que salga de la Cortes Generales, según reflejan las encuestas. Arenas debería buscar su propia estrategia y alejarse de la que están marcando unos dirigentes que pasarán, como avisa el presidente del Círculo Ecuestre y acaso antes de lo que espejismos de encuestas coyunturales les puedan hacer creer. Decía hace unos días en entrevista de este mismo periódico, el nuevo líder del PP gallego, Alberto Núñez Feijóo, que nunca traicionará a su partido, pero tampoco será una fotocopia. Arenas debería pensar si está siendo una fotocopia y a donde le va a llevar ese seguidismo de la estrategia del exceso, espejismos coyunturales de encuestas al margen.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 16 de febrero de 2006