Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Suspendidos de empleo los 19 guardias civiles imputados de cohecho

La Dirección General de la Guardia Civil ha suspendido de empleo y sueldo a los 19 agentes de la Sección Fiscal del aeropuerto de Málaga que están imputados por un presunto delito de cohecho al cobrar supuestamente cantidades de dinero a viajeros extranjeros a cambio de "omitir o agilizar" los trámites de inspección de maletas, según informó ayer el subdelegado del Gobierno en Málaga, Hilario López Luna.

Los cinco guardias, que desde la noche del domingo se encuentran en la prisión de Alhaurín de la Torre por orden del juez, serán trasladados a Sevilla, al carecer la cárcel de Málaga de un módulo especial para los miembros de las fuerzas de seguridad, aunque, de momento, permanecen aislados del resto de reclusos. López Luna dijo que "posiblemente" los cinco agentes "van a ser acusados también de otros delitos", motivo que explicaría su ingreso en prisión y no el de los otros 14 guardias que se encuentran en libertad con cargos. Pero el subdelegado precisó que no conocía los detalles al respecto.

Según la abogada defensora de los agentes, Lourdes García Mañas, en el auto de prisión únicamente se les imputa un presunto delito continuado de cohecho. La defensa de los cinco agentes presentará hoy un recurso contra la orden de prisión en el que alegará que no existe riesgo de que los imputados eludan la acción de la justicia por su arraigo. "Están radicados en Málaga, tienen familia y todos ellos llevan muchos años de servicio en la Guardia Civil, algunos incluso condecorados, con una trayectoria intachable", afirmó la letrada. Dos de los agentes encarcelados iban a pasar este año a la situación de reserva.

Además, explicó que tampoco existe riesgo de reincidencia "porque al estar cesados en sus cargos ya no existe posibilidad de que exista cohecho". La abogada consideró además desproporcionada la medida de prisión provisional con respecto a la tipificación penal del delito, ya que el cohecho está penado con un mínimo de dos años de prisión.

Según la Guardia Civil, durante la investigación se han recabado "numerosas evidencias judiciales" que sustentan la imputación como grabaciones de cámaras de seguridad, testimonios de viajeros y soportes documentales. La directora del Instituto de Cultura China de Torremolinos, Zhou Qi, dijo que muchos de sus compatriotas "tenían que dejar dinero bajo la gorra" de los guardias, y que era un asunto muy conocido. Las denuncias de viajeros afectados son uno de los orígenes de la investigación.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 14 de febrero de 2006