Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero nombra al alcalde de A Coruña nuevo embajador ante el Vaticano

El PP elogia la designación de Francisco Vázquez, que deja el cargo tras 23 años de mandato

Un histórico del socialismo español, católico confeso hasta el punto de no haber votado las leyes que regulaban el aborto y el matrimonio de parejas del mismo sexo, será el embajador de España en el Vaticano. Francisco Vázquez dejará la alcaldía de A Coruña, después de 23 años en el cargo, tras aceptar la propuesta del presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, para sustituir a Jorge Dezcallar en la legación diplomática ante la Santa Sede. La designación de Vázquez, que Zapatero justificó por sus convicciones católicas, concitó incluso el aplauso del PP.

A Coruña, la capital de provincia que tenía el alcalde con mayor tiempo de permanencia en el cargo, se despertó ayer con la sorpresa del abandono de Vázquez. Zapatero confirmó la noticia al mediodía, en una conferencia de prensa que ofreció tras el Consejo de Ministros, en la que explicó que Vázquez es la persona idónea para "facilitar la relación y la comunicación" con el Vaticano y cerrar una etapa de desencuentros entre el Gobierno y la Iglesia.

Tras el anuncio del presidente del Gobierno, el alcalde coruñés leyó una declaración en el ayuntamiento, acompañado de su familia, en la que abundó en la misma idea. "Intentaré ayudar al diálogo y al entendimiento con una institución, la Iglesia Católica, cuya fe profesa una mayoría de españoles, entre los que me encuentro", afirmó, antes de solicitar la "ayuda de Dios" y proclamar: "Servir a España y a los españoles es mi única meta. Solamente son estos los motivos de mi decisión".

Fuentes socialistas explicaron que hace tres semanas, después de que el actual embajador, Jorge Dezcallar, transmitiese al Gobierno su deseo de abandonar por motivos personales, Zapatero le propuso al alcalde coruñés sustituirlo. Tras su aceptación, el Gobierno requirió el 23 de enero el plácet al Vaticano, que lo concedió en la tarde del pasado miércoles. Vázquez dispone de un mes de plazo para formalizar su renuncia a la alcaldía y hacerse cargo de la embajada. Le sustituirá su más estrecho colaborador en los últimos años, el primer teniente de alcalde y concejal de Urbanismo, Javier Losada, quien, según fuentes de la dirección del PSOE, será también el candidato en las elecciones municipales de 2007.

Vázquez es además senador y presidente de la Federación Española de Municipios y Provincias (FEMP), en donde le reemplazará provisionalmente la actual vicepresidenta, la alcaldesa popular de Valencia, Rita Barberá.

Elogios de Rajoy

El nombramiento del nuevo embajador no sólo puede distender las relaciones del Gobierno de Zapatero con la Iglesia, sino que ya introdujo una tregua momentánea en el incesante fuego cruzado entre socialistas y populares. El líder del PP, Mariano Rajoy, afirmó que Vázquez puede contribuir a que "se den pasos en la buena dirección" en las relaciones del Ejecutivo con la jerarquía eclesiástica y destacó que su figura responde a la condición "mayoritariamente católica" de España. También el fundador del PP y ex presidente de la Xunta, Manuel Fraga, afirmó que "hay pocas personas tan bien preparadas como Vázquez para esa embajada". El socialista Alfonso Guerra, que se encontraba en la ciudad inaugurando con Vázquez una exposición sobre la República, también se sumó a los elogios: "Hasta los obispos están contentos".

Vázquez, inspector de trabajo de profesión, fue en diversas etapas secretario general del PSdeG y miembro de la Ejecutiva Federal del PSOE. En los últimos años, sin embargo, mantenía serias discrepancias públicas con la actual dirección del socialismo gallego y con su líder, el presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, por su política de alianza con los nacionalistas.

El BNG, socio del PSdeG en el Gobierno gallego, no ocultó su euforia por el abandono de Vázquez, a quien acusó de "estar metido hasta las orejas en la corrupción". Carlos Aymerich, portavoz nacionalista en el Parlamento autónomo, aludió a diversas informaciones publicadas en los últimos días en el diario La Opinión de A Coruña sobre los negocios que comparte la familia de Vázquez con el presidente de la patronal gallega y empresario de la construcción, Antonio Fontenla.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 11 de febrero de 2006