Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

6.000 euros de multa a dos hinchas por exhibir el anagrama de ETA en Anoeta

Antiviolencia también penaliza a tres aficionados del Valencia por tirar piedras en Mestalla en un partido a puerta cerrada - Sancionado un espectador de Lleida por emitir gritos racistas con un megáfono

Dos hinchas de la Real Sociedad han sido multados con 6.000 euros cada uno, además de pasar a disposición judicial, por exhibir una pancarta con el anagrama de ETA en el partido entre su equipo y el Mallorca en Anoeta. Además, Antiviolencia sancionó con otros 6.000 euros a tres valencianistas por lanzar objetos en Mestalla en el partido de Copa -a puerta cerrada- Valencia-Depor. La misma cantidad pagará un individuo que en el Lleida- Ejido emitió gritos racistas con un megáfono. Un seguidor del Zaragoza abonará 5.000 por golpear a un funcionario.

Cuatro incidentes, todos violentos pero de distinta naturaleza, ocurridos en menos de diez días en cuatro estadios de fútbol. Todos resueltos ayer por la Comisión Nacional Antivilencia con la propuesta de multas cuyo techo son los 6.000 euros. Esas sanciones deben ratificarse luego y hacerse efectivas por parte de las correspondientes delegaciones del Gobierno.

Dos hinchas de la Real Sociedad situados "en el lugar habitual de ubicación de un grupo radical o violento" ondearon una bandera del conjunto donostiarra adornada en el centro con el anagrama de la organización terrorista ETA -una serpiente enroscada en un hacha- y una leyenda en euskera: "Bietan jarrai" ("continuar en las dos luchas, política y armada"). Fue el pasado domingo, mientras en el césped su equipo jugaba contra el Mallorca. Fuentes de la entidad guipuzcoana afirman, sin embargo, que los dos sujetos fueron detenidos fuera de sus instalaciones a la conclusión del encuentro y que, por estar en la calle, la Real no puede "hacer nada", según infoma Mikel Ormazabal. La nota elaborada por Antiviolencia subraya que la aparición de la bandera fue "en el estadio".

Tres individuos ya identificados se encaminaron hacia la puerta cero del estadio de Mestalla junto a otro nutrido grupo de individuos -éstos, no indetificados aún- y se dedicaron a tirar todo tipo de objetos, principalmente piedras y botellas de cristal, hacia el interior de la grada. Después, los tres multados, junto al grupo de "no identificados", se dedicaron a cortar la calle por la que debía salir el autobús del rival, el Deportivo, volcando contenedores de basura y "otro tipo de mobiliario urbano". El estadio estaba cerrado. No había público, ni un espectador, para ver los últimos 46 minutos del partido de vuelta de las semifinales de la Copa entre el Valencia y el Depor. El choque original fue suspendido a un minuto de que concluyese el primer tiempo cuando una moneda impactó en una ceja de un juez de línea. Aquel suceso se saldó con una multa al Valencia también de 6.000 euros y el apercibimiento de cierre de su estadio en caso de que ocurran hechos similares. El ejecutor de la agresión al linier no ha sido identificado.

En el Zaragoza-Betis del pasado domingo, un encuentro con muchos goles -concluyó con un 4-3 a favor del conjunto aragonés-, una persona agredió a "un funcionario policial con un mástil de plástico (PVC) de una bandera cuando el agente se disponía a parar un conato de pelea". El mismo individuo, después, se negó a ser identificado y empujó a otros dos agentes que acudieron a ayudar al lastimado.

Un seguidor identificado del Lleida se entretuvo en gritar durante todo el partido que su equipo disputó contra el Polideportivo Ejido gritos racistas contra un futbolista del conjunto rival. Para que su voz no quedase diluida usó un megáfono portátil que amplificaba sus chillidos simiescos y sus descalificaciones.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 9 de febrero de 2006