Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La nueva vacuna contra la lengua azul devolverá los bueyes a El Rocío

El Consejero de Agricultura, Isaías Pérez Saldaña, garantizó ayer en Huelva la presencia este año de bueyes en la romería de El Rocío, después de que el laboratorio francés Merial haya fabricado con éxito una vacuna para combatir la fiebre catarral ovina, el conocido como virus de la lengua azul. La enfermedad obligó a inmovilizar, el año pasado, gran parte del ganado bovino, lo que impidió que los romeros desplazaran a sus bueyes hasta El Rocío.

Este año, los bueyes se vacunarán un mes antes de la romería, a diferencia del resto de la cabaña bovina, cuya vacunación se prevé para este mes, una vez que comiencen a llegar las primeras dosis, según precisó Pérez Saldaña. Las hermandades tendrán que elaborar un censo con el número de reses que este año acudirán a El Rocío.

El anuncio por parte del consejero de la nueva vacuna ha sido muy bien recibida por el sector, ya que el ganado bovino, a diferencia del ovino, no cuenta con ninguna fórmula para prevenir la enfermedad. La cabaña bovina manifiesta los síntomas de la lengua azul, pero no la desarrolla. El año pasado no se registró ningún foco de ganado ovino, lo que pone de manifiesto que la vacuna es un antídoto eficaz contra el virus.

Total garantía

"Podemos asegurar que todos los bueyes que lleguen al Rocío tendrán todas las garantías de que no van a infectar al ganado de la aldea, ni tampoco van a trasladar el virus a sus territorios de procedencia", afirmó ayer Pérez Saldaña. La vacuna, que se ha aplicado en los territorios afectados de forma experimental, ha obtenido unos resultados 100% eficaces, según el consejero.

El proceso de vacunación tendrá diferentes fases y se ejecutará en función "de la cantidad de dosis que sea capaz de producir el laboratorio francés y del tiempo límite para vacunar", explicó Saldaña. Además, el Ministerio de Agricultura tendrá ahora que repartir las dosis entre todas las comunidades afectadas. El tiempo aconsejable para vacunar son los meses de diciembre, enero y febrero. Pérez Saldaña señaló que marzo es un mes peligroso "porque ya hay presencia del mosquito y el efecto puede ser contraproducente".

Los ejemplares que se queden fuera del proceso con la nueva vacuna tendrán que esperar a que llegue el frío. "La excepción serán, por tanto, los bueyes del Rocío, que se dejarán para un mes antes de la romería", precisó el consejero.

Andalucía registró el año pasado un total de 264 focos de lengua azul. En la provincia de Huelva se dieron 41 casos, todos bovino menos una cabra.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 5 de febrero de 2006