Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La Casa de la Caridad celebra con una obra de Miquel Navarro sus 100 años repartiendo comidas

100 años cumple la remozada Casa de la Caridad de Valencia. Fue fundada en 1906 por el alcalde de la ciudad, a la sazón, José Sanchis Bergón, para erradicar la mendicidad. Desde entonces, ha repartido más de 40 millones de comidas. Lo recordaba ayer el presidente de la Asociación Valenciana de la Caridad, Antonio Casanova, en la presentación de la obra que ha donado a la institución el artista valenciano Miquel Navarro, con motivo de su centenario.

Se trata de una cara esquemática, pintada en "azul sobre un fondo ocre, que tiene un significación dual: por una parte puede ser la cara del benefactor y, por otra, la del beneficiario", manifestó el artista en el salón de actos de la Casa de la Caridad. A mediodía, la luz entraba a raudales por los grandes ventanales de las estancias principales recayente al Jardí Botànic de la Universitat de València. La rehabilitación del edificio centenario ha mejorado la relación entre el inmueble y los espléndidos árboles del Botànic.

La obra de Navarro se convertirá en el logotipo conmemorativo del centenario de la institución. Con él, se editarán 50 serigrafías numeradas y firmadas por el autor para entregar como distintivo de honor a las personas e instituciones que más han destacado por su contribución a la asociación.

Hay más actividades en marcha. Por ejemplo, se pretende recabar el apoyo de 365 empresas para que sufraguen las 500 raciones de comidas que se reparten diariamente y cuyo coste asciende a 1.500 euros. De momento, ya se han comprometido "80 empresas", apuntó un optimista Casanova. La Casa de la Caridad se financia en un 25 y 28% con aportaciones públicas, y el resto, con cuotas, donaciones, legados y herencias.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 2 de febrero de 2006