Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Aulas

Un instituto de Córdoba implanta un programa pionero de atención a los sobredotados

La atención a la diversidad también se realiza, por arriba, en el Instituto de Enseñanza Secundaria Maimónides de Córdoba capital. Este curso, los aproximadamente 1.400 alumnos de este centro cuentan con un programa específico para sobredotados. Se trata de un proyecto "piloto", según su coordinadora, Toñi Simón. Es el único que existe en toda Andalucía en la etapa de Educación Secundaria. En Granada existe otro, pero es en un centro de Primaria.

El programa, según explica Simón, consta de tres patas. Por un lado, se asesora al profesorado de la forma en la que debe tratar y motivar a los alumnos sobredotados, aquellos cuyo cociente intelectual supera los 130 puntos y tienen una serie de capacidades intelectuales concretas. Además, se realiza también un trabajo con las familias de los alumnos para "orientarlos". "A veces, cuando le comentas a las familias que sus hijos son sobredotados parece que le ha caído una losa encima, tienen miedo a lo desconocido y se plantean si lo estarán haciendo bien", explica la coordinadora del programa.

Por ultimo, el trabajo más importante se lleva a cabo con los alumnos. Simón sostiene que se busca una situación "normalizada" para que los chavales se sigan sintiendo "bien en el grupo". Lo que se está haciendo es aportar unas horas extraescolares en las que los alumnos sobredotados, con el asesoramiento del departamento, profundizan en "los temas que son más de su interés". "No se trata de darles más de lo mismo sino de motivarles, aunque la mayoría ya tiene ansias por aprender", según Simón.

Además, también se trabaja con los chavales en aspectos de adaptación. "Por ejemplo, con uno de ellos trabajo las relaciones interpersonales. Se siente fuera de su entorno porque tiene intereses distintos a los de sus compañeros".

En el Maimónides hay detectados, de momento, tres casos de alumnos sobredotados, algo que encaja en las estadísticas ya que se estima que un 2% de la población lo es.

Según explica Simón, actualmente la única medida especial que se aplica en la región es la "flexibilización", algo que está recogido en la legislación. Cuando se detecta un caso (normalmente suele ocurrir en Primaria) se permite al alumno adelantarse en hasta tres cursos.

Cuando llegan a Secundaría prácticamente todos los casos están localizados. Pero, según Simón, no se aplica ningún tipo de apoyo. "Los profesores suelen verlos como alumnos buenos, de libro, y no se plantean nada más porque lo desconocen", afirma Simón.

La coordinadora del proyecto aboga también por acabar con algunos de los mitos que hay alrededor de los sobredotados. Por ejemplo, sostiene que es falso, como muchos creen, que terminen en fracaso escolar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 31 de enero de 2006