Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Dos islamistas salen en libertad y otros dos lo harán en febrero al cumplir media condena

Tres miembros de Al Qaeda dejarán la prisión en meses si antes el Supremo no resuelve su recurso

Najib Chaib Mohamed, condenado a ocho años de prisión por pertenencia a organización terrorista en el macrojuicio contra la célula española de Al Qaeda, salió el viernes de la prisión de León, en libertad, tras haber cumplido en prisión preventiva la mitad de la condena impuesta sin que el Supremo haya resuelto el recurso contra su condena. Es el segundo preso de este caso que queda en libertad por este motivo, ya que en noviembre salió a la calle Said Chedadi. Además, en febrero saldrán Mohamed Zaher Adade y Mohamed Needl Acaid, en julio lo hará José Luis Galán y en octubre, Mohamed Ghaleb.

Media docena de los 18 condenados en la sentencia han quedado o irán quedando en libertad en los próximos meses hasta que el Tribunal Supremo resuelva el recurso presentado contra el fallo de la Audiencia. El artículo 504.2 de la Ley de Enjuiciamiento Criminal es tajante al respecto: "Si fuere condenado el imputado la prisión provisional podrá prorrogarse hasta el límite de la mitad de la pena efectivamente impuesta en la sentencia cuando ésta hubiere sido recurrida".

La condena fue impuesta el 26 de septiembre del año pasado, pero la mayoría de los procesados fueron detenidos e ingresados en prisión entre el 18 de noviembre de 2001 y el 21 de enero de 2002.

Un total de 11 de los condenados lo fueron a penas entre ocho y nueve años de prisión y cuatro a penas entre seis y siete años de cárcel. Es decir, que muchos de quienes recibieron esas condenas ya habían estado entre rejas casi cuatro años cuando el fallo les fue notificado, aunque no todos estuvieron en prisión preventiva desde su detención.

Los magistrados de la Audiencia que dictaron la sentencia conocían la circunstancia de que varios de los acusados quedarían libres de acuerdo con las penas impuestas y, aunque la petición del fiscal les facultaba a elevar las penas, decidieron no hacerlo por entender que las penas impuestas eran las que correspondían al delito cometido.

Ocho meses de media

La mayoría de los condenados recurrieron la condena ante el Tribunal Supremo, lo que quiere decir que el fallo no adquirirá total firmeza hasta que éste dictamine si mantiene la pena, la rebaja o incluso la anula. Como el Supremo suele tardar una media de ocho meses en resolver los recursos de causas con preso, seguramente media docena quedarán libres antes de que el alto tribunal resuelva.

Para que no quedasen dudas sobre la situación procesal de cada imputado, la Sección Tercera de lo Penal de la Audiencia Nacional dictó el pasado 10 de octubre un auto para prorrogar la permanencia en prisión de los condenados hasta el límite máximo de la mitad de la pena impuesta.

Ya hay dos excarcelados, al cumplir la mitad de la pena impuesta sin que haya resuelto el Supremo. Uno es Najib Chaib Mohamed, marroquí de 39 años, quien abandonó la prisión el pasado día 20. Estaba preso desde el 21 de enero de 2002, por lo que abandonó el presidio justo un día antes de cumplir los cuatro años que supone la mitad de la pena.

Ya el 17 de noviembre del año pasado abandonó la prisión Said Chedadi, preso desde el 18 de noviembre de 2001, quien también fue investigado por si tuvo alguna relación con los implicados en los atentados del 11 de marzo en Madrid. Éste y el anterior fueron condenados por pertenencia o integración en organización terrorista.

Las siguientes excarcelaciones previstas de los condenados por la operación Dátil (la célula de Al Qaeda en España, supuestamente relacionada con los atentados del 11 de septiembre contra Estados Unidos) se producirán el mes que viene. La salida de prisión de Mohamed Zaher Adade, con una pena de ocho años y seis meses, está prevista, salvo que el Supremo resuelva antes, el 17 de febrero.

Salidas en febrero

Ese mismo 17 del mes que viene saldrá de presidio Mohamed Needl Acaid, con la misma pena que el anterior. Este último es el dueño de la casucha de Chinchón (Madrid) que fue alquilada, de forma sucesiva, por terroristas vinculados a los atentados de Casablanca (Marruecos), el 16 de mayo de 2003, y del 11 de marzo de 2004 en Madrid. Sin embargo, no está procesado por el 11-M, pues cuando se celebró el contrato ya estaba en prisión por la operación Dátil.

También está relacionado con el 11-M Driss Chebli, quien tendría que salir de la cárcel por la condena que se le impuso de seis años el 26 de junio próximo. Chebli fue imputado por el 11-M el pasado 20 de abril, pero finalmente quedó en libertad. Las investigaciones policiales sobre esta persona lo vinculan con las principales tramas islamistas que han sido localizadas en España.

El goteo de excarcelaciones continuará el 17 de agosto, fecha en la que, según el auto de la prórroga de prisión dictado por la Audiencia Nacional, abandonará la cárcel José Luis Galán, Yusuf Galán, quien durante el juicio eludió condenar los atentados de ETA, a pesar de autodefinirse como un humanista. Yusuf Galán fue interventor de Herri Batasuna en las elecciones de 1989. Antes de que acabe el año, a mediados de octubre, cumplirá la mitad de la pena de nueve años que le fue impuesta Mohamed Ghaleb, Abu Thala, quien fue considerado el tesorero de la célula de Al Qaeda en España que dirigía Imad Eddin Barakat Yarkas, Abu Dahdah. La misma pena recayó sobre Abdulla Khayata, pero como está preso desde que fue extraditado por Jordania, en 2004, no saldría hasta el año 2009.

El resto de los condenados por esta causa, salvo Abu Dahdah, cumplirá la mitad de la pena entre mayo de 2007 y septiembre de 2008, fecha esta última en que cumpliría el periodista de la cadena Al Yazira Taysir Alony. Para entonces, el Tribunal Supremo seguramente habrá resuelto los recursos y desde luego lo habrá hecho cuando le toque salir al jefe de la célula, quien agotaría el 50% de condena de 27 años en 2014.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 25 de enero de 2006