Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

PSOE e IU pactan en el Estatuto una cláusula que garantice la inversión estatal por población

La izquierda revisa a fondo el borrador de la financiación para equipararlo al de Cataluña

Socialistas e Izquierda Unida revisarán a fondo el acuerdo que figura en la ponencia de reforma del Estatuto de Andalucía para incluir una cláusula que garantice que la inversión del Estado en la comunidad será similar al peso de su población en el conjunto de España (17,8%). Los dos partidos de izquierda detallarán con más precisión cómo debe quedar el Fondo de Compensación Interritorial y la Agencia Tributaria en la reforma. Estas modificaciones se producen después del preacuerdo del Gobierno central con los partidos catalanes sobre el Estatuto de Cataluña.

El pacto alcanzado por el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, y el líder de CiU, Artur Mas, el pasado sábado tenía un punto débil para los socialistas andaluces: el compromiso de inversión en los próximos siete años en función del PIB catalán. En Andalucía, el PSOE siempre ha defendido que la inversión estatal debe ser igual al peso de la población, un criterio más beneficioso para la comunidad, cuya aportación a la riqueza nacional es del 13,8%.

En dos reuniones celebradas el lunes y ayer, los dos partidos de izquierda pergeñaron un acuerdo que hoy darán a conocer conjuntamente responsables orgánicos y parlamentarios. El pacto supone incluir en una disposición adicional una cláusula "que garantice que las inversiones del Estado que va recibir Andalucía para infraestructura y equipamientos serán similar al porcentaje de su peso poblacional en el conjunto del Estado", según anunció ayer el propio presidente de la Junta, Manuel Chaves, en Canal Sur radio.

A diferencia de lo hablado con Cataluña, el Estatuto andaluz no incluirá un límite de tiempo de aplicación. Esta propuesta figuraba en el documento de financiación que presentó IU en la ponencia, que fue rechazada por el PSOE. La disposición hará una mención al artículo 138 de la Constitución, el cual establece que las diferencias estatutarias no podrán implicar privilegios económicos y sociales.

Además, PSOE e IU consignarán en el apartado del Estatuto sobre los principios de la financiación que el Fondo de Compensación Interterritorial (FCI) -dinero del Estado para equilibrar las infraestructuras entre las comunidades- se calculará con el mismo criterio que la UE emplea para computar qué cantidad de su PIB se destina a las regiones más pobres de la Unión. También se añadirá a la redacción sobre la creación de la Agencia Tributaria andaluza que ésta podrá actuar consorciada con la estatal. El retoque afectará además al articulado de los fondos europeos que PSOE e IU quieren que se asignen con los mismos criterios que la UE, de manera que, como ocurrió durante la etapa del PP, no se detraigan recursos del Fondo de Cohesión a otras comunidades.

Todas estas modificaciones se hacen a rebufo del preacuerdo con Cataluña en materia de financiación, el cual, según subrayó ayer el consejero de la Presidencia, Gaspar Zarrías, "habla andaluz". En donde el PSOE no va a variar ni un milímetro su posición es sobre la de denominar a Andalucía como nacionalidad, el único acuerdo firme alcanzado con el PP en la ponencia. La posibilidad de incluir en el preámbulo el término nación es "una vía cerrada", enfatizó ayer Zarrías.

Mientras la izquierda sacaba a flote los acuerdos, el PP y los andalucistas permanecieron al margen. El presidente del PP, Javier Arenas, interpretó el acuerdo como una señal inequívoca de que Manuel Chaves "está con el agua al cuello", al tiempo que anunció la presentación en el Parlamento andaluz de una iniciativa para que se cuantifique la inversión que Andalucía debe recibir en relación con su población, que debe aparecer en el Estatuto mediante una cláusula. La citada cuantificación, según dijo, deberá hacerse "teniendo en cuenta que tenemos menos hospitales que Cataluña, menos centros educativos que Cataluña y planteando un compromiso cuantificado de inversión en función de la población".

Desde el PSOE se considera harto improbable que el PP se incorpore a los trabajos parlamentarios del Estatuto con ánimo de llegar a acuerdos después de la postura expresada por el líder nacional, Mariano Rajoy. Sin embargo, sí se considera una hipótesis posible el regreso del PA, por lo que, según fuentes socialistas, ya se le han hecho llegar mensajes conciliadores. Pero la disposición de los andalucistas no parece la más idónea, a tenor de un comunicado que envió ayer su secretario general, Julián Álvarez, quien califica la cláusula sobre las inversiones de "insuficiente". El nacionalista también habla de un "error descomunal" de Chaves al "negar a Andalucía lo mismo que a Cataluña", es decir, "un estatus jurídico y político del máximo nivel dentro del conjunto de las autonomías".

Cena y acuerdo

La traslación del acuerdo del Estatuto catalán al andaluz ha sido inmediata. Nada más conocerse el pacto entre José Luis Rodríguez Zapatero y Artur Mas y realizar las declaraciones pertinentes, la plana mayor socialista se reunió en la misma tarde del lunes con los consejeros del ramo -Gaspar Zarrías (Presidencia) y José Antonio Griñán (Economía)- y un grupo de técnicos en la Casa Rosa (sede provisional de la Presidencia de la Junta mientras se reforma San Telmo). En total fueron unas 15 personas.

Luego salieron a cenar a un hotel de los alrededores con una delegación de Izquierda Unida para cerrar un acuerdo que modifique el apartado de financiación de la reforma del Estatuto y lo equipare al catalán. La cita fue forzosamente a dos bandas, tras la brusca salida del foro de la ponencia de PP y PA. Por la parte del PSOE acudieron, además de Zarrías y Griñán, el secretario de Organización socialista, Luis Pizarro; y el portavoz parlamentario, Manuel Gracia. Por la de IU, el secretario de Organización, Juan Vicente Acuña; la portavoz parlamentaria, Concha Caballero, y el ponente Antonio Romero. Los izquierdistas también habían celebrado una reunión de su ejecutiva, en la que se planteó la necesidad de actualizar el capítulo de financiación.

Ésta fue la primera propuesta que hizo el PSOE al sentarse en la mesa. No costó nada llegar a un acuerdo sobre una cláusula que establezca que Andalucía recibirá al menos lo que representa en porcentaje de población estatal. También se esbozaron otras cuatro reformas. A primera hora de ayer el propio presidente, Manuel Chaves, lo anunció en Canal Sur. Según los comensales, en la cena se habló mucho de deuda histórica, pero los socialistas se negaron a tocar ni una coma de lo que dice el texto actual del Estatuto, ratificado por unanimidad en la ponencia. Los textos se terminaron de ajustar ayer por la mañana en el Parlamento. No hizo falta otra reunión. El viernes, Chaves y el coordinador de IU, Diego Valderas, harán una comparecencia conjunta.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 25 de enero de 2006

Más información