Reportaje:

Víctima de la violencia 'ultra'

Un vecino de Sabadell sufre amenazas de muerte de un grupo 'skin' por ayudar a las personas agredidas por los nazis

Reyes Serra tiene 47 años, tres hijos y trabaja en una entidad financiera. Es presidente de la Asociación de Vecinos del barrio de la Concòrdia de Sabadell y desde hace cuatro meses recibe amenazas constantes de muerte. Quienes lo amenazan son jóvenes, de entre 16 y 30 años, algunos con numerosas detenciones a sus espaldas. "Ninguno, no obstante, ha ingresado nunca en prisión", asegura Serra. Entre ellos, hay a quienes les gusta lucir parafernalia nazi, y tatuarse con esvásticas. Otros optan por vestir más casual. Y están organizados, con una llamada logran convocar a un nutrido grupo de jóvenes.

Reyes Serra está en su punto de mira porque desde hace dos años cumple con un protocolo que recita de corrido: "Aquellas personas que han sido víctimas de una agresión [de estos personajes neonazis] me llaman, les acompaño al hospital, a la policía a redactar la denuncia y estoy con ellos durante el juicio". Serra lo hace, simplemente, porque, añade, a él le gustaría que, de darse el caso, alguien estuviera a su lado. "Como víctima te puedes sentir muy solo", resalta.

El próximo día 24, Reyes Serra asistirá al juicio contra el joven 'ultra' que le amenazó de muerte en plena calle.
"Pensaba que sólo fanfarroneaban, pero en los últimos meses las amenazas han sido constantes. Ahora siempre miro a mi espalda".

Serra convocó ayer a la prensa para explicar su caso. Dijo no tener ánimos, que iba a ser breve. Se le veía cansado, pero en su discurso demostró que está lejos de rendirse. Insistió una y otra vez en que "siempre hay que denunciar" la injusticia. Es lo que él hizo cuando un joven, en plena calle, le apuntó con la mano en forma de pistola y le dijo que iban a por él. No fue la única amenaza. Aparecieron pintadas con su nombre acompañado de la palabra muerte y una esvástica en su barrio y en el de Ca N'Oriach.

El próximo día 24 irá al juicio contra el joven que, usando su mano como una pistola, le amenazó de muerte. Es de su barrio y asegura que "ya le han detenido decenas de veces". Pero no es el único que lo ha amenazado, "son personas distintas, pero del mismo grupo", asegura.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El hijo de Serra también ha sido víctima de agresiones por parte de este grupo violento. Tiene 21 años, "pero desde los 15 ha tenido problemas con ellos", explica su padre. "Ahora yo soy el cabeza de turco, porque saben dónde vivo y porque todo lo que nos pasa lo denunciamos". Al principio de las amenazas, este vecino de la Concòrdia no se lo creía. "Pensaba que sólo fanfarroneaban, pero en los últimos cuatro meses ha sido una constante, y ahora siempre miro a mi espalda por precaución", explica.

Inmigrantes, negros o, simplemente, gente que no piensa como ellos, son las víctimas de los violentos. Ahora, relata Reyes, hay que añadir a los que se les enfrentan. Su lógica es "tu vas a por mí, yo iré a por ti". Este vecino de Sabadell opina que estos grupos que golpean y amenazan por diversión sí tienen ideología: "Llevan el cuerpo tatuado con esvásticas y símbolos hitlerianos: Hay quienes les adoctrina".

En el juicio del día 24 contra quien le amenazó de muerte en plena calle, Reyes no estará solo. La Federación de Asociaciones de Vecinos de Sabadell ha convocado una concentración, a las once de la mañana, ante los juzgados. El mensaje: "Como siempre nos tendrán enfrente y como siempre, contamos con el apoyo de los vecinos".

Las agresiones de jóvenes nazis son un problema viejo en Sabadell. No obstante, según el concejal de Educación y Convivencia, Ramon Burgués, el problema "está controlado". Uno de los "grandes pasos que hemos hecho ha sido facilitar, con el Colegio de Abogados, ayuda legal a las víctimas y en los juicios siempre hay presencia municipal", añade Burgués. Además, sostiene, "hay una importante tarea preventiva. Se detectan jóvenes que pueden ser captados por los nazis y se les facilita formación".

Ernest Espinós, presidente de la Federación de Vecinos de Sabadell, calcula que hay unas 10 agresiones al mes protagonizadas por skins nazis. En marzo de 2004 el Ayuntamiento y los vecinos empezaron a trabajar para hallar fórmulas que atajaran la violencia skin. Se creó la Comisión de la Convivencia, que reúne al Cuerpo Nacional de Policía, a la Policía Local, al Ayuntamiento, entidades y al Colegio de Abogados. En 2004, la violencia neonazi saltó a la palestra, pero desde 1999 vecinos y entidades reclamaban que se actuase contra los colectivos que tienen como diversión agredir verbal y físicamente a quien tenga el infortunio de cruzarse en su camino.

Espinós asegura que el número de agresiones varía, "pero", añade, "se nota que cuando la ciudadanía está más callada, crece el número de agresiones, porque los violentos se sienten más fuertes".

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS