Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero asegura al presidente de Castilla y León que no peligra la solidaridad

El presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, aseguró ayer al presidente de la Junta de Castilla y León, Juan Vicente Herrera, del PP, que la negociación sobre la reforma del Estatuto de Cataluña y las de los demás estatutos de autonomía no pondrán en peligro el principio inspirador del Estado como garante de la solidaridad. El tercer encuentro que ambos políticos celebraron en La Moncloa desde que Zapatero fue investido como presidente del Gobierno, y que se prolongó durante dos horas, fue "muy cordial", según expresó Herrera al final de la reunión, en lo que influye el paisanaje castellano-leonés de ambos, como recordó el secretario de Estado de Comunicación, Fernando Moraleda.

El presidente castellano-leonés reclamó que el nuevo modelo de financiación autonómica, cuya reforma apoyó, se fije entre todas las comunidades autónomas y tenga en cuenta los criterios de solidaridad, con la potenciación del fondo de cohesión, el fondo de suficiencia y el respaldo de los Presupuestos Generales del Estado a las comunidades más necesitadas.

El secretario de Estado de Comunicación destacó cómo Castilla y León será la comunidad autónoma más beneficiada de España en los fondos de cohesión europeos y adelantó la cifra de 900 millones de euros sobre un monto de 3.250 millones, el 27,6% del mismo, y cómo en el periodo que lleva gobernando Zapatero se ha destinado a esta comunidad más dinero en inversiones que en los ocho años de Gobiernos del PP.

Respeto a la identidad

Zapatero explicó a Herrera el alcance del proceso de reformas estatutarias, y el caso específico de la catalana, que tanta polémica ha suscitado. "Este Gobierno quiere hacer compatible, porque está en la sociedad, el respeto a la identidad con el compromiso con la solidaridad", según explicó posteriormente el secretario de Estado de Comunicación. "Identidad y solidaridad serán respetadas al final en cualquier negociación estatutaria. El Gobierno no comprende las posturas inmovilistas que reaccionan con miedo ante los cambios", añadió Moraleda.

El presidente castellano-leonés pidió, asimismo, al presidente del Ejecutivo que el traslado de los documentos del Archivo de Salamanca reclamados por la Generalitat catalana se aplace hasta que se pronuncie el Tribunal Constitucional. Zapatero le respondió que no habría aplazamiento porque los documentos "pertenecen a sus dueños legítimos", esto es, a las familias catalanas cuyos documentos fueron confiscados en el franquismo.

Zapatero garantizó a Herrera que el AVE hasta Valladolid estará en 2007, aunque el presidente de Castilla y León le trasladó sus dudas y le reclamó, también, soluciones para las rondas viarias de las capitales de la comunidad y que se agilice la Ruta de la Plata.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de enero de 2006