Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Supremo rechaza el escrito de Manos Limpias

La Sala Especial del Tribunal Supremo rechazó ayer un escrito del denominado Sindicato Colectivo de Funcionarios Públicos Manos Limpias, cuyo presidente, Miguel Bernard, pretendía que el Supremo "adoptase las medidas oportunas" para impedir la celebración de "un congreso nacional, el 21 de enero, del partido político ilegalizado Batasuna".

Pese a rechazar su tramitación, el Supremo interpretó que del mismo se desprende la denuncia de un posible delito, por lo que dio traslado del texto al Ministerio Fiscal, "a los efectos oportunos".

La Sala Especial desechó el escrito no tanto por defectos de forma -fue presentado sin procurador y sin que Bernard acreditase su condición ni capacidad de representante sindical- sino por considerar que el sindicato Manos Limpias "no se encuentra entre las personas legitimadas por la Ley de Partidos Políticos para el ejercicio de la acción de ilegalización de partidos, ni para intervenir en la ejecución de la sentencia de ilegalización".

La Sala Especial puntualiza que el artículo 11 de la Ley de Partidos Políticos "establece con claridad" que los sujetos legitimados para comparecer en el procedimiento de ilegalización son el Gobierno de la nación y el Ministerio Fiscal. Al no ser los sindicatos "guardianes abstractos de la legalidad", la Sala rechaza el escrito.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 17 de enero de 2006