Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Análisis:Inversión | CONSULTORIO

Vértigo

La valoración del pasado año bursátil se puede definir como excelente. Revisando la evolución de los distintos índices de renta variable, encontramos rentabilidades acumuladas de dos dígitos en la mayoría, con las excepciones de la Bolsa americana, que al menos termina el año en positivo, y de algunos mercados emergentes. Como es habitual, esta evolución positiva no ha sido lineal, ya que se ha visto jalonada por movimientos correctivos importantes. Ni tampoco homogénea, siendo Latinoamérica y Japón los grandes triunfadores, con revalorizaciones superiores al 35%.

Sin embargo, en un año en el que la asunción de riesgo a través de la inversión en Bolsa se ha visto remunerada ampliamente, el inversor medio español ha vuelto a exhibir un perfil netamente conservador. Si analizamos los flujos de dinero que han tenido lugar en la industria de fondos de inversión, observamos que los activos que han captado el interés del ahorrador español han sido los fondos que invierten en activos de renta fija a corto plazo y los fondos garantizados, estrategias con riesgo reducido y que, consecuentemente, ofrecen rentabilidades escasas. Sólo los fondos que invierten en renta variable española han alcanzado un incremento neto relevante, tanto en patrimonio como en número de partícipes.

Aunque manejamos un escenario optimista para la renta variable, este año será recomendable mantener una actitud prudente

Si nos fijamos en aquellas categorías de fondos de inversión que han visto reducido de forma neta su patrimonio a lo largo del año, nos encontramos con una conclusión relevante: los fondos del mercado monetario sufren una sangría importante mostrando que, aunque conservador, el inversor español rechaza aquellas opciones de inversión que no sean capaces de ofrecer rentabilidades que permitan, cuando menos, mantener el poder adquisitivo de sus ahorros.

Para el presente año, aunque manejamos un escenario optimista para la renta variable, no creemos que se vuelva a repetir un curso tan brillante como el que ya se ha cerrado, por lo que será recomendable mantener una actitud prudente.

Alberto Ruiz y David Cano son profesores de la Escuela de Finanzas Aplicadas. Grupo Analistas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 15 de enero de 2006