Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La estiba se moviliza para frenar la directiva europea, que destruiría 180 empleos en el puerto de Valencia

"Nunca aceptaremos una directiva europea que ponga las condiciones de autoasistencia como las que tenemos ahora sobre la mesa". Con estas palabras Aurelio Gabarda, responsable de la Coordinadora Estatal de Trabajadores del Mar en el puerto de Valencia (mayoritario en la estiba) dejaba clara la posición del sector sobre la normativa que prepara Bruselas de los servicios portuarios y que se votará el miércoles en el Parlamento Europeo. La autoasistencia dejaría en manos delas empresas la capacidad de contratar los trabajos portuarios, algunos ahora en manos de la estiba. Gabarda confía en que la directiva no se apruebe, pero advirtió que si ocurre y hasta que se ponga en marcha "sería un año complicado en los puertos".

Sólo en Valencia, Coordinadora estima que la autoasistencia haría perder entre un 15% y un 20% de los empleos. La plantilla fija estibadora es de 900 trabajadores, por lo que la pérdida de empleo alcanzaría los 180. A ello hay que añadir los 300 eventuales en la bolsa de trabajo y de 160 que se ha acordado que se vayan incorporando este año por al aumento de carga de trabajo. Gabarda defendió la profesionalidad del servicio y las garantías de seguridad para los trabajadores. Los estibadores han organizado la semana próxima acciones para protestar por las pretensiones de Bruselas. Más de 400 trabajadores tienen previsto acudir a una manifestación convocada en Estrasburgo el lunes contra la directiva. Representantes de UGT-PV y CC OO-PV en el puerto también acudirán a la protesta. La manifestación reunirá a 1.400 portuarios españoles. Junto a esta protesta, y a partir de las 2 de la mañana del lunes 16 de enero y hasta las 14 horas del martes los estibadores de todos los puertos españoles están convocados a una huelga por el Consejo Internacional de Estibadores Portuarios (IDC). En España hay entre 4.500 y 5.000 estibadores.

Ayer recordaron que desde la llegada de la democracia "todos los gobiernos han intentado modificar las directivas laborales de los puertos". La estiba aseguró que lo único que piden es que se negocie cualquier norma que les afecte -han llegado a un acuerdo con el Gobierno español sobre la ley de puertos- y rechazaron que se escuche a los "grupos de presión marítimos".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 14 de enero de 2006