Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Los talibanes rechazan la oferta de diálogo del presidente afgano

Los rebeldes integristas talibanes rechazaron ayer una oferta de diálogo del presidente de Afganistán, Hamid Karzai, al tiempo que insistieron en que continuarán su guerra santa contra las tropas extranjeras. El pasado domingo, Karzai dijo que el máximo líder talibán, el mulá Omar, debería "ponerse en contacto" con el Gobierno para hablar de paz.

"Rechazamos completamente esa oferta", afirmó en una llamada a la oficina de Efe en Kabul el portavoz talibán Qari Mohamed Yusaf Ahmadi, quien recordó que su grupo ha recibido propuestas similares en ocasiones anteriores y que siempre han sido rechazadas por el liderazgo talibán y sus aliados muyahidines (combatientes islámicos). El portavoz talibán acusó a Karzai de ser "un agente de Estados Unidos", y aseguró que Washington y el Gobierno afgano sólo ofrecen diálogo cuando se encuentran débiles.

El régimen islámico de los talibanes gobernó Afganistán entre 1996 y 2001, cuando fue derrocado por la Alianza del Norte y tropas norteamericanas.

Por otro lado, un presunto terrorista resultó muerto cuando la bomba que preparaba hizo explosión en la capital afgana, Kabul. No lejos del lugar, la policía había encontrado poco antes un coche lleno de explosivos, previsiblemente destinado a perpetrar otro ataque terrorista. El general Zelmay Oriajail, de la policía afgana, dijo desconocer el objetivo de los atentados, pero señaló que éstos podrían haber sido planeados para hoy, cuando comienza la fiesta anual islámica de Eid Ul Zuhar.

El pasado domingo, presuntos rebeldes talibanes incendiaron una escuela en el distrito de Grishk, en la provincia de Helmand, en el sur de Afganistán, sin que se produjeran daños personales. Los talibanes han incrementado sus ataques contra centros educativos en las provincias del sur del país, después de haber distribuido cartas amenazadoras en las que exigen a profesores y estudiantes que no acudan a clase.

La OTAN pide soldados

El secretario general de la OTAN, Jaap de Hoop Scheffer, apeló ayer a la solidaridad de los miembros de la Alianza Atlántica para que participen en la expansión de la misión en Afganistán hacia el conflictivo sur del país, ante los problemas para reclutar las fuerzas necesarias. "Esta Alianza se basa en la solidaridad, y sinceramente espero que el mayor número posible de aliados participe en la expansión" de la Fuerza Internacional de Asistencia a la Seguridad en Afganistán (ISAF), dijo De Hoop Scheffer en una reunión con la prensa en Bruselas.

Reino Unido, Canadá y Holanda deben proporcionar la mayor parte de los 6.000 efectivos necesarios para la ampliación de la misión al sur, pero su reclutamiento tropieza con dificultades en Holanda, donde el Parlamento debe debatir la cuestión el próximo viernes. España, que cuenta con 500 efectivos en el oeste de Afganistán, ha dejado claro que no tomará parte en la ampliación hacia el sur, la zona más peligrosa del país.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 10 de enero de 2006