Reportaje:FÚTBOL

Identificados los autores de los insultos a Kameni

Los hinchas radicales del Espanyol vejaron a su propio portero y agredieron a tres japoneses

Una vez atravesada la puerta 8 del estadio Olímpico de Montjuïc, justo al lado del Gol Sur, la historia siempre es la misma. O, por lo menos, así ha sido en los tres últimos derbies y, ocasionalmente, en algún que otro partido más durante la temporada. Es la turbia historia representada por las Brigadas Blanquiazules, el grupo radical del Espanyol que se sitúa en esa zona. El sábado, durante el derby, los hinchas que cruzaron la Puerta 8, siempre ataviados con banderas españolas, muchas de ellas preconstitucionales, aderezadas con el águila imperial o esvásticas, como ya había sucedido en anteriores ocasiones, le perdieron el respeto a su portero, Carlos Idriss Kameni, y a tres aficionados japoneses que, inocentes, merodeaban por las inmediaciones del Gol Sur. Las cámaras de TV-3 les pillaron.

Más información
Los recursos infinitos de Rijkaard

Hasta ahora, el club blanquiazul siempre se había escudado en que las diferentes cámaras instaladas en el estadio no desvelaban la identidad de los agresores. Hizo oídos sordos cuando en el derby de hace dos años, en la zona de los Brigadas empezaron a arder sillas y algunas se lanzaron a la pista de atletismo que circunda el césped. No hubo represalias cuando en el derby de la temporada pasada, los ultras blanquiazules se pelearon con las fuerzas de seguridad, arrancaron varias vallas separadoras y destrozaron cerca de 250 sillas y un par de lavabos. Sí que denunció el Espanyol a dos jóvenes del grupo radical cuando, una vez identificados, fueron acusados por golpear a dos periodistas del diario Blanc i Blau. Pero el club volvió a obviar la actitud incitadora y violenta de las Brigadas cuando, esta temporada, sacaron banderas palestinas en el partido de UEFA ante el Maccabi Petach o cuando insultaron con gritos racistas a Kameni hace menos de un mes.

Pero las cámaras de TV-3, en el derby de ayer, sí que enfocaron con nitidez al principal agresor verbal de Kameni, y a los que golpearon en repetidas ocasiones a los jóvenes japoneses. "Kameni, te odiamos, eres basura", gritó uno de los integrantes de las Brigadas con un megáfono en mano mientras sus compinches bailaban y coreaban los insultos. Y prosiguió: "Vete y di que esto es racismo. Seas negro o naranja,vete ya". El portero camerunés respondió: "Este grupo de gente está todo el partido gritando contra mí y eso duele". Luego, más adelante, tres japoneses que portaban al cuello una bufanda del Barça, pasaron por la Puerta 8. Un error que pagaron físicamente; recibieron varios puñetazos, patadas y amenazas. Uno, además, se marchó corriendo con la nariz ensangrentada.

En los partidos normales no suele haber más de una veintena de estos hinchas radicales. Pero en las grandes ocasiones, cuando se televisan los partidos, se suman bastantes más. El Espanyol tiene una difícil papeleta para erradicar este problema que, derby tras derby, sigue brotando, siempre en la Puerta 8.

Zona donde se sitúan los hinchas radicales, durante el <i>derby.</i>
Zona donde se sitúan los hinchas radicales, durante el <i>derby.</i>REUTERS

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS