Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Todos los caminos conducen a Jerez

Las nuevas autovías convierten el municipio jerezano en el centro de las comunicaciones de la provincia de Cádiz

El mapa de las principales carreteras de Cádiz confluye siempre en un mismo punto: Jerez de la Frontera. En el municipio gaditano más poblado (192.000 habitantes) engarzan las grandes autovías que vertebran, como nunca antes, las seis grandes comarcas de Cádiz: Bahía de Cádiz, Costa Noroeste, campiña de Jerez, Sierra, La Janda y Campo de Gibraltar. La reciente inauguración de la autovía A-380 Jerez-Sanlúcar de Barrameda y del tramo cero de la A-381, que une Jerez con Los Barrios, ha consolidado el papel de la localidad como centro neurálgico de las comunicaciones de la provincia.

La singular disposición geográfica de Cádiz ahondó históricamente, según los agentes sociales, en una separación entre los diversos territorios gaditanos y acrecentó las diferencias políticas, económicas, sociales y culturales entre la bahía de Cádiz, Jerez y el Campo de Gibraltar. Las comunicaciones están acabando con este alejamiento y deben ayudar a tumbar, en virtud de su papel vertebrador, el estéril localismo acérrimo que ha enfrentado a numerosas poblaciones.

La capital de la provincia es Cádiz, pero por esta ciudad no se pasa: hay que ir. Así las cosas, la red viaria pivota en torno a Jerez. Allí nace la mejor carretera de Andalucía, según los técnicos: la Jerez-Los Barrios. Se trata de una autovía que conecta las dos bahías de Cádiz y Algeciras en apenas 50 minutos. Esta obra, cuyo tramo cero se inauguró el pasado miércoles, nació como un mero proyecto de desdoble de la carretera C-440 entre Jerez y Los Barrios.

Una ambiciosa actuación económica y medioambiental posterior ha erigido a esta vía como la gran joya de las infraestructuras no sólo de Cádiz, sino la mejor de Andalucía. Un trazado que ha conjugado los intereses expansivos y de crecimiento económico de un territorio que dejará de estar desvertebrado, y el respeto ambiental a lo largo de los 90 kilómetros de los seis tramos que atraviesan la campiña de Jerez y el Parque Natural de los Alcornocales.

Desde Jerez se llega en menos de 10 minutos a Sanlúcar a través de la A-480, lo que permite a la costa noroeste (Sanlúcar, Chipiona y Rota) dejar de estar aislada del resto de la provincia. El conductor que quiera ir a la Sierra deberá coger la Jerez-Arcos, la A-382, una autovía en construcción a la que le resta poco menos de un año para ser inaugurada en su totalidad. Jerez y Cádiz están conectadas por dos vías rápidas: la autovía de los puertos y el tramo ya libre de peaje de la AP-4 gracias al rescate del pago meses atrás por la Junta. Además, Jerez recibe un gran flujo de vehículos procedentes de Sevilla a través de la autopista y la antigua Nacional 4, que se convertirá en A-4 cuando se duplique su trazado entre el aeropuerto de Jerez y Dos Hermanas.

Estas actuaciones han convertido Jerez en "el corazón de las comunicaciones de la provincia", según refrendó el presidente de la Junta, Manuel Chaves, en la inauguración de las dos autovías A-380 y A-381. Además, Jerez se consolida como eje en las variables de transporte gracias a la presencia del aeropuerto -el único civil de la provincia-, con la duplicación de la vía del tren entre Jerez y Cádiz, y con el enlace pionero que unirá Jerez con Chiclana, el enclave turístico por excelencia de la bahía gaditana.

Además de estas grandes obras, el Gobierno central, la Junta y la Diputación de Cádiz invertirán en los próximos años 221 millones de euros para mejorar con 33 actuaciones la red secundaria de las carreteras de la provincia. Esto permitirá a Medina Sidonia, Arcos de la Frontera y Sanlúcar de Barrameda erigirse en los centros neurálgicos de comunicación en las comarcas de la Janda, la Sierra y la costa noroeste, respectivamente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 7 de enero de 2006