Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
EL FUTURO DE ORIENTE PRÓXIMO

Pocas esperanzas

Las estadísticas indican que los pacientes que sufren un infarto cerebral leve, como el que padeció Sharon el 18 de diciembre, tienen un 40% de posibilidades de tener un ataque fuerte en un plazo de cinco años y que en el 30% de los casos, el segundo ataque provoca daños permanentes en las funciones motoras y en el habla.

La enfermedad de Ariel Sharon, que es la tercera causa de mortalidad en los países desarrollados, se da sobre todo en pacientes hipertensos y con alto índice de azúcar en sangre. Sharon tenía un sobrepeso de 60 kilos y un defecto congénito en el corazón. "Una operación de 10 horas demuestra que la intervención fue craneal y no vía catéter y por tanto el daño cerebral debe de ser muy extenso. Las próximas 48 horas son decisivas", asegura el doctor Javier de la Torre.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 6 de enero de 2006