Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:Estrategias - IDEI DE TOULOUSE | JEAN TIROLE

"Sin un regulador fuerte, no hay liberalización eficaz"

La apertura a la competencia de toda una serie de sectores, antes en régimen de monopolio, merece, según Jean Tirole, director científico del Institut d'Economie Industrielle (IDEI), de Toulouse, un aprobado amplio. "Los procesos de desregulación realizados", dice, "han permitido una mayor eficiencia y unos precios bastante más bajos". Pese a ello, este economista francés, que ejerció como catedrático en el Massachusetts Institute of Technology (MIT) y está reconocido como una de las máximas autoridades mundiales en la operativa de sectores desregulados como las telecomunicaciones, la electricidad, el transporte aéreo o los servicios postales, reconoce que para que la competencia florezca "es fundamental que existan reglas de juego claras y reguladores independientes y fuertes".

"Es muy difícil que un mercado energético pueda funcionar en un solo país, con sólo tres o cuatro operadores; sin más competencia"

Pregunta. ¿Qué ha pasado para que varios años después de que se haya iniciado el proceso de liberalización eléctrica en Europa, ésta haya dado resultados tan escasos?

Respuesta. Uno de los problemas es que los mercados eléctricos europeos siguen cerrados. Para que haya competencia es fundamental que se abran al exterior, y para que esto ocurra, el sistema tendrá que estar más interconectado. Ahora casi no existen redes de transmisión eléctrica entre los distintos países.

P. ¿Cuál es su valoración sobre el proceso de liberalización eléctrica en España?

R. España hizo algunas cosas bien, como la creación del mercado, el pool. Pero eso no basta. Es muy difícil que un mercado energético pueda funcionar en un solo país, con sólo tres o cuatro operadores. Sin más competencia. Por eso es necesario que cada país se abra a la competencia de los restantes y de sus compañías. Diría incluso que es vital, no sólo por cuestiones de competencia, sino por reducir la actual situación de congestión en algunos sistemas eléctricos nacionales.

P. ¿Corremos el peligro de sufrir un colapso del sistema?

R. Sí. Empezamos a experimentar picos de demanda que pueden colapsar el sistema. La disponibilidad empieza a ser limitada frente a las necesidades. Y esto sólo se puede resolver con el fin de las limitaciones tarifarias (el price cap), que no es más que un procedimiento para mantener el poder de las compañías nacionales.

P. ¿Dónde está el problema, en la generación o en el transporte?

R. Básicamente, en el transporte y distribución. Las redes no están preparadas para soportar la congestión que les viene encima.

P. Tampoco en la telefonía fija las cosas han ido tan bien como estaba previsto. ¿A qué se debe?

R. Creo que las dificultades proceden de la potencia y la fuerte marca del antiguo monopolio, lo que genera confianza a los consumidores.

P. Algunos citan la dificultad para cambiar de compañía como una de las razones.

R. Es cierto que en algunos países hay obstrucciones que deben ser resueltas por los reguladores. Estoy convencido de que una de las condiciones básicas para que la liberalización genere una competencia auténtica es que exista un único regulador con independencia y capacidad para actuar.

P. Algunos sectores creen que muchos antiguos servicios públicos se han convertido en oligopolios.

R. No estoy de acuerdo. Necesitamos la liberalización, pues sólo ella trae la competencia. Los resultados están ahí: se han generado grandes beneficios para los consumidores.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 25 de diciembre de 2005