Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Aguirre carga la subida de tarifas del transporte en los billetes de más uso

La Comunidad ha incrementado el 12,96% el precio del transporte público desde 2003

El Consorcio Regional de Transportes anunció ayer un "aumento medio ponderado" de las tarifas de metro y autobús del 4,87%. Pero el Gobierno regional de Esperanza Aguirre, que preside el Consejo de Administración del Consorcio, carga el peso de la subida en los billetes más usados. Los abonos normales, de todas las categorías, aumentarán el 5,1%. El billete de 10, denominado metrobús, aumenta el 6,03%. El 95% de los viajes suele ser pagado con ambos títulos.

Las nuevas tarifas del transporte para 2006 fueron aprobadas con los votos del Ejecutivo regional, que tiene cinco representantes en el Consejo de Administración del Consorcio Regional de Transportes, con el apoyo de los cinco representantes del Ayuntamiento de Madrid, dirigido por Alberto Ruiz-Gallardón, también del PP.

Sólo los sindicatos, el representante de los consumidores, Eustaquio Jiménez, y el de la Federación Madrileña de Municipios (FMM), Eugenio Morales, votaron en contra. Los dos representantes del Ministerio de Fomento se abstuvieron.

La subida marca la tendencia impuesta por Aguirre cuando relevó a Gallardón en 2003 al frente de la Comunidad, pues entonces los billetes de metro y autobús costaban el 12,67% menos: el transporte subió el 2,8% en 2004; el 6% en 2005, y subirá el 4,87% el año que viene.

Si se tiene en cuenta que en 2003 el anterior Gobierno regional impuso una subida del 7%, el PP ha incrementado el precio de los viajes el 20,67% en los últimos tres años.

El aumento de las tarifas de 2006 se notará más en los billetes de transporte más usados. De los 1.605 millones de viajes registrados durante el presente año, sólo el 4% ha sido abonado con billete sencillo, según datos facilitados por la Consejería de Transportes e Infraestructuras. Sin embargo, la consejera, María Dolores de Cospedal, hizo ayer hincapié en que el precio de este título de transporte -un euro- quedará congelado el próximo año.

Los billetes más usados tienen subidas superiores a la media del 4,87%. Los madrileños han comprado 697,6 millones de abonos de transporte, el título que más se vende. La mayoría corresponde a la zona B (41,1%) y a la zona A (33%). Todos suben por encima del IPC, en torno al 3,5%.El abono normal de la zona A (Madrid capital) sube 1,85 euros (costará 39 euros mensuales, lo que supone una subida del 4,98%). El mismo abono para la zona B1 será incrementado 2,15 euros (por él habrá que abonar 45,25 euros, un 4,99% más), y para la zona B2 subirá 2,45 (el 4,98%).

Según la consejera de Transportes, María Dolores de Cospedal, el consorcio ha tenido en cuenta "los colectivos más desfavorecidos" para fijar las nuevas tarifas. Como tales citó a los usuarios del abono joven (personas menores de 21 años) y de la tercera edad (a partir de 65 años). Para los primeros, la subida es del 4,15% de media (por encima del IPC), y para los segundos es del 3,66% (por debajo). El billete de la tercera edad, que sirve para todas las zonas, pasará de costar 9,55 euros a 9,90. El abono joven tiene nueve categorías, que irán desde los 25,40 euros de la zona A a los 70,60 de la zona E2.

Los mayores aumentos del transporte corresponden al combinado de metro (15,38%) y a los abonos turísticos (la media ponderada es del 7,69%). Según fuentes de la consejería, son los títulos de transporte menos usados.

Cospedal justificó el incremento de las tarifas en "el precio del combustible y la bajada de la subvención del Estado". Según la consejera, la energía ha aumentado el 14,6% en 2005, "lo que afecta especialmente al transporte público". También censuró el "cambio de criterio del Estado", según el cual el Gobierno central habría pasado de utilizar el criterio del número de habitantes de la Comunidad, en lugar de los viajeros, al calcular las partidas destinadas a subvencionar el transporte público. "Este cambio de criterio nos ha costado 60 millones de euros anuales", destacó Cospedal.

Sin embargo, ella misma se vio obligada a reconocer después que las aportaciones estatales a la subvención del transporte público en la región no disminuirán en 2006, sino que aumentarán el 6,9%, de acuerdo con los Presupuestos Generales del Estado, que destinan una partida de 168,8 millones de euros; es decir, el consorcio va a recibir 10,92 millones más para sufragar el uso del transporte público. Por tanto, los 60 millones de euros que mencionó Cospedal son un cálculo del Gobierno regional sobre lo que Madrid debería haber recibido de más si el Estado hubiera hecho el cómputo a tenor del sistema anterior, es decir, teniendo en cuenta el número de viajes en vez del de los habitantes.

Juan Antonio Olmos, representante de CC OO en el Consejo de Administración, destacó que la subida afectará a la "población más usuaria del transporte público y cautiva", que son los que tienen menos recursos y que no pueden acudir a otros medios de transporte.

Según Olmos, el aumento de precios es "exagerado" y recalcó que estará por encima del aumento del IPC. "Y de lo que vamos a ver reflejado en los convenios colectivos", agregó. Olmos también consideró que hay un problema de fondo, en el hecho de que las inversiones en transporte público en la región sean "ineficientes". "No dan solución a los problemas de movilidad", aseguró. Olmos recalcó que el consorcio debería recuperar su "función de organismo planificador" y abrir un debate sobre "el horizonte real de los transportes".

El representante de las organizaciones de consumidores, Eustaquio Jiménez, se quejó de que sean éstos los que asuman el mayor esfuerzo. "Creemos que no va unido el incremento a una mejora del servicio. No hay apertura del metro los fines de semana, ni van a poner más autobuses de la EMT por las obras", subrayó.

Subida "desproporcionada"

Jiménez también opinó que la subida es "desproporcionada" y no se corresponde con las necesidades reales del transporte en la región. "Dicen que hacen mucho metro, pero son ellos los que marcan el ritmo de crecimiento, sin que se reúna una comisión para decidirlo, como marca la ley", agregó.

Según Jiménez, tampoco está justificado el argumento de la subida del carburante. "El consorcio se gasta más en publicidad que en energía eléctrica", aseveró. "¿Cuando disminuya el carburante va a disminuir también el precio del transporte?", planteó más tarde.

El representante de los consumidores vaticinó que el año que viene Aguirre congelará las tarifas de los transportes "porque hay elecciones", afirmó.

En nombre de la Federación Madrileña de Municipios (FMM), Eugenio Morales dijo que es un "fraude" que la Comunidad traslade a los ciudadanos el incremento de precio de los combustibles, porque, según él, tanto Ayuntamiento como Gobierno regional han mermado su aportación al consorcio: el 3,4% y el 2,1% menos, respectivamente.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 21 de diciembre de 2005