Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Ariel Sharon prevé salir hoy del hospital

Los médicos pretenden dar hoy el alta a Ariel Sharon, de 77 años, que sufrió un leve infarto cerebral la noche del domingo. Así lo aseguró ayer el director del hospital Hadasa, próximo a Jerusalén, en el que fue ingresado el primer ministro. "Tiene buen aspecto y se siente bien", afirmó Fair Birenbaum. El jefe de neurocirugía, Tamir Ben Hur, apuntó que el coágulo en el cerebro fue disuelto y que Sharon no sufrirá secuelas. "Hay muchas posibilidades de que no vuelva a repetirse el infarto". No obstante, el estado del dirigente será vigilado en los próximos días.

"Está andando por la habitación por sí mismo. Su humor es excelente", aseguró el secretario del Gabinete, Yisrael Maimon. "No tiene deformación en el rostro ni en ninguna otra parte del cuerpo. Su aspecto es muy bueno", añadió. Los diagnósticos son favorables para Sharon, que fue ingresado sólo media hora después de comenzar a sentirse mal. Pero es evidente la preocupación ante este tipo de afección. Quienes la padecen tienen bastantes probabilidades de sufrirla de nuevo en años venideros, y normalmente las recaídas son de mayor gravedad.

En la conferencia de prensa que ofrecieron ayer en el centro clínico universitario, los doctores que tratan a Sharon hicieron especial hincapié en que el paciente en ningún momento perdió la consciencia. Sólo padeció una ligera confusión y dificultades para hablar y respirar. Se desmienten así las primeras informaciones, que señalaron que el ex general había llegado inconsciente al hospital. Como también se llegó a afirmar en medios oficiales que el viceprimer ministro, Ehud Olmert, había asumido interinamente la jefatura del Gobierno.

La precampaña electoral, una vez decretada la disolución del Parlamento israelí (Kneset), que se llevará a cabo el próximo día 29, está en marcha, y la salud de Sharon promete ser uno de los asuntos que sus rivales emplearán para desgastar el tirón popular del primer ministro.

Sin ir más lejos, ayer, en la Kneset, se reiteraron las peticiones de varios diputados para que el expediente médico de Sharon deje de ser un secreto tan bien guardado. "Le he recomendado que descanse unos días. Después podrá regresar a su actividad habitual", dijo Ben Hur. Lo normal para el fundador de Kadima, el nuevo partido con el que Sharon se presenta a las elecciones, son "20 horas de trabajo", según comentó su colaborador Ilan Cohen. Varios analistas en diferentes medios escribían ayer que en un partido tan marcado por la personalidad de su líder, el percance del gobernante tendrá su coste en las urnas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de diciembre de 2005