Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Aulas

Jaén obtiene el Premio Nacional de Jóvenes Escritores Científicos

Galardonados 4 alumnos de 1º de Bachillerato

Cuando en el IES Ciudad de Arjona (Jaén) se recibió la convocatoria del primer Concurso Nacional de Jóvenes Escritores Científicos, organizado por la Asociación de Autores Científicos Técnicos y Académicos (ACTA) sobre energías renovables, la profesora de Química, Ana María Mercado, no se lo pensó dos veces: "Existen numerosos certámenes literarios y periodísticos, pero casi nada para los alumnos de ciencias y este concurso se presentaba como una oportunidad para motivarlos en otras áreas del conocimiento fuera del sistema académico", subraya.

Y la jugada no ha salido mal porque el grupo que ha coordinado, compuesto por los estudiantes Araceli Cañadas, Francisca Gómez, Manuel Antonio Cortés y Felipe Martínez, ha ganado con su proyecto El olivar como fuente de energía, el primer premio del concurso, en el que han participado medio centenar de institutos españoles. Atrás han quedado tres meses de duro trabajo, compaginando sus estudios con el proyecto y aprovechando el tiempo libre de los recreos, además de las ventajas de Internet para comunicarse, intercambiar y corregir la información que cada uno elaboraba. Todo un equipo de trabajo.

El pasado sábado y en un céntrico hotel de Madrid, defendieron la construcción de una central de biomasa próxima a Arjona con el objetivo de aprovechar los desechos procedentes del olivar, como el alperujo, orujillo o los restos de la poda. El proyecto incluye la construcción de una minicentral hidroeléctrica aprovechando la cercanía con el río Guadalquivir. Y toda la información del texto justificada con datos y esquemas, tomando como punto de partida el entorno que rodea Arjona, con una economía basada en el cultivo del olivar.

El tribunal se descubrió ante la "originalidad y factibilidad" del proyecto. Incluso alguno de sus miembros les preguntó si ya lo habían presentado a algún organismo para su puesta en marcha, recuerdan con orgullo estos estudiantes de primer curso de Bachillerato.

"Fuera de Andalucía, el olivar sólo se conoce por su aceite, y el analizar posibilidades del olivo para la aplicación de las energías renovables en un espacio geográfico concreto como el nuestro gustó al jurado", admite Araceli, quien considera que el resto de los trabajos "también eran buenos, pero quizás demasiado generales". La exposición oral de 35 minutos y el debate con el jurado ha sido la parte más difícil de todo el proyecto, reconocen los cuatro alumnos, que vivieron momentos de "máxima tensión" antes de conocer las calificaciones. El resto de los equipos finalistas procedían del IES Terra de Trasancos, de Narón, e IES Punta Cedeira, de Cedeira, (A Coruña); IES Zapatón, de Torrelavega (Cantabria); Colegio Apostolado Sagrado Corazón, de Valladolid, e IES Martínez Uribarri, de Salamanca.

Las estimaciones de energía conseguida, las fotografías y la información recogida en 30 páginas han sido extraídas de manuales específicos e informes sobre energías renovables. Incluso el ejemplo de la central de biomasa que ya existe en el municipio jiennense de Villanueva del Arzobispo.

El premio del equipo es un fin de semana en Valencia para visitar el Oceanográfico y el Museo de las Ciencias Príncipe Felipe. Además, al centro se le ha obsequiado con un entrenador de energía solar fotovoltaica, que proporciona energía continua y alterna para medir y estudiar la energía solar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 20 de diciembre de 2005