_
_
_
_

Ecologistas en Acción acusa al Ayuntamiento de desarbolar Madrid

Ecologistas en Acción presentó ayer su informe Madrid ciudad desarbolada y un manifiesto realizado por sus expertos en jardinería, en los que la organización de defensa medioambiental acusa al equipo de gobierno municipal de la devastación de 70 hectáreas de parques y jardines urbanos consolidados, con sus árboles y arbustos, como consecuencia de las obras de soterramiento de la M-30 y actuaciones en zonas aledañas. Tal extensión equivale a la de 70 campos de fútbol.

Según Luciano Labajos y Jesús Sánchez, portavoces de la organización ecologista, sus informes señalan que una masa forestal estimada en unos 20.000 árboles ha desaparecido del paisaje urbano madrileño desde la pasada primavera. Otras 10 hectáreas más pertenecen a otras actuaciones de igual índole.

Los portavoces ecologistas definieron 22 zonas urbanas gravemente afectadas y una decena de enclaves donde se concentran, en su opinión, las devastaciones arbóreas más extensas y dañinas. Así, consideran que el área más mermada es la comprendida entre el parque de la Arganzuela y el puente de Toledo, con 120.377 metros cuadrados de zonas verdes ajardinadas y arboladas eliminadas durante las recientes actuaciones; en la Casa de Campo, por otro ejemplo, Ecologistas en Acción asegura que han sido destruidos 44.392 metros cuadrados forestados, sobre todo de la zona del Reservado de Felipe II, de alto valor histórico.

Del mismo modo, atribuyen al equipo municipal de gobierno del PP -"con la anuencia del Gobierno regional" de Esperanza Aguirre- "haber ideado la fragmentación del plan de soterramiento de la M-30 en 17 proyectos diferentes, para eludir la previa declaración de impacto medioambiental que la ley exige antes de ejecutar actuaciones unitarias de la entidad de las obras de la M-30 y zonas adyacentes", afirmaron.

Vulneración normativa

La organización ecologista achaca, además, al Ayuntamiento de Madrid "la vulneración de su propia normativa medioambiental, por haber descatalogado arbitrariamente árboles singulares o conjuntos arbóreos, o por rebajar algunas modalidades de protección estipuladas en el Plan General de Ordenación Urbanística para salvaguardar especies arbóreas que, tras la desprotección, han sido diezmadas". Citan hasta 106 ejemplares de magnolios, tejos, talas, olmos, abetos, plátanos y cipreses, algunos bicentenarios, así como a numerosos conjuntos arbóreos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Por otra parte, los portavoces ecologistas subrayaron la "pesadumbre con la que los colectivos de jardineros madrileños" asisten a "la destrucción en apenas unos meses de su esfuerzo laboral de muchos años", según Labajos. "La desertización arbórea de Madrid que estas actuaciones implican degrada no sólo el paisaje urbano, sino también la calidad de vida y la memoria sentimental de los madrileños", concluyeron.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_